El rey Mohammed VI reitero el compromiso para con la opción pacífica, el cese el fuego y la continuación de la coordinación y cooperación con la delegación de la MINURSO en el marco de sus estrictas atribuciones.

Pedro I. Altamirano

El monarca Mohammed VI en su discurso conmemorativa del 46 aniversario de la Marcha verde ha mostrado, de forma clara y rotunda, la indiscutible unidad del Reino y los éxitos sociales, económicos y de prosperidad lograda por las provincias del sur.

Del mismo modo, se reafirmo en el compromiso de diálogo abierto al proceso político de las Naciones Unidas. Del mismo modo, reitero el compromiso para con la opción pacífica, el cese el fuego y la continuación de la coordinación y cooperación con la delegación de la MINURSO en el marco de sus estrictas atribuciones.

Agradeció el apoyo internacional creciente por parte de los grandes países, de los que 24 nuevos países han abierto consulados en El Aaiún y Dakhla. Resaltar que ha hecho mención especial al importante apoyo de los Estados Unidos, sin duda alguna, un verdadero éxito de la diplomacia Marroquí con respecto a las provincias del Sur.

Es de resaltar la mención especial a “los cinco países del Magreb” Libia, Túnez, Mauritania y Argelia, además del mismo Reino de Marruecos, a los que deseó “sinceros deseos de alcanzar mayor desarrollo y prosperidad, en el seno de la unidad y la estabilidad”. Un nuevo mensaje de paz a los países vecinos que subraya el continuo llamamiento de Mohammed VI a sus países vecinos.

Un claro e importante discurso en el que ha puesto en claro la determinación de conseguir la paz, el reconocimiento internacional de la soberanía sobre el Sahara marroquí por medios diplomáticos y pacíficos, al tiempo que lanza un nuevo mensaje de diálogo a los países vecinos, desde la firmeza y la fortaleza de la unidad de todo el pueblo marroquí, de forma especial de las tribus autóctonas saharauis, siempre fieles a la unidad de Reino.

Texto completo del discurso del monarca Mohammed VI :

“Loor a Dios, la oración y el saludo sean sobre nuestro señor Enviado de Dios, su familia y compañeros,

Querido pueblo. Con todo orgullo celebramos en el día de hoy el cuadragésimo sexto aniversario de la Marcha Verde.  La conmemoración de esta gloriosa efeméride tiene lugar en un contexto marcado por múltiples logros y retos.

En efecto, nuestra causa nacional conoce una imparable dinámica positiva. La marroquinidad del Sáhara es, indiscutiblemente, una realidad inamovible en consideración de la historia y de la legalidad, así como por una inquebrantable voluntad de sus hijos, y por un amplio reconocimiento internacional.

Querido pueblo. En lo que concierne a la defensa de nuestro Sáhara, hemos podido registrar, con la ayuda de Dios, evoluciones efectivas y sosegadas en estos últimos meses. En este contexto, no podemos sino encumbrar a nuestras Fuerzas Armadas Reales, que el 13 de noviembre de 2020, han asegurado la libre circulación de personas y mercancías en el paso de Guerguerat, entre Marruecos y Mauritania hermana.

Esta pacífica y decidida acción, puso fin a las provocaciones y agresiones, de cuya gravedad con respecto a la seguridad y estabilidad de la zona, Marruecos había advertido con anterioridad a la comunidad internacional. Con el mismo espíritu positivo, expresamos nuestra consideración al cada vez más creciente apoyo efectivo a la justicia de nuestra causa.

Por otra parte, estamos orgullosos de la decisión soberana de los Estados Unidos de América, que ha reconocido la soberanía total de Marruecos sobre su Sahara. He aquí un resultado natural del sostenido apoyo de las administraciones americanas anteriores y su constructivo papel en el arreglo de esta cuestión. Esta orientación viene a consolidar, de manera irrevocable, el proceso político que se dirige hacia una solución definitiva, sobre la base de la iniciativa de autonomía, en el marco de la soberanía marroquí.

Por otra parte, la inauguración, por más de 24 países, de consulados en las ciudades de El Aaiún y Dakhla, no ha hecho sino confirmar el amplio apoyo que se ha granjeado la posición marroquí, sobre todo en nuestro entorno árabe y africano. He aquí la mejor respuesta, legal diplomática, para los que pretenden que el reconocimiento de la marroquinidad del Sahara no es explícito y concreto. Ahora estamos en nuestro derecho de esperar de nuestros socios posturas más atrevidas y claras con relación a la cuestión de la integridad territorial del Reino.

Se trata de posturas que contribuirán a la consolidación del proceso político, así como al apoyo de los esfuerzos desplegados por alcanzar una solución definitiva e impenetrable.

Querido pueblo. Para Marruecos, el Sahara no puede ser objeto de negociación. Además, la marroquinidad del Sáhara jamás se planteó ni se planteará algún día sobre la mesa de las negociaciones.

Nosotros negociamos para alcanzar una solución pacífica a este artificial diferendo regional. Sobre esta base, queremos reiterar el aferramiento de Marruecos al proceso político de las Naciones Unidas. Del mismo modo, reiteramos nuestro compromiso para con la opción pacífica, el cese el fuego y la continuación de la coordinación y cooperación con la delegación de la MINURSO en el marco de sus estrictas atribuciones.

En este sentido, renovamos a Su Excelencia el Sr. Secretario General de Naciones Unidas, D. António Gutérres y a su Enviado personal, nuestro apoyo total a los esfuerzos que está desplegando para relanzar el proceso político, en el más breve plazo posible. En este sentido, insistimos en el estricto respeto de las referencias corroboradas por las decisiones del Consejo de Seguridad, desde 2007, y que han quedado materializadas en los encuentros celebrados en Ginebra, bajo los auspicios de las Naciones Unidas.

Querido pueblo. Las evoluciones positivas que conoce la cuestión del Sahara vienen a consolidar también el continuo desarrollo que viven nuestras Provincias del Sur.

En efecto, estas provincias son el escenario de un impulso general de desarrollo, ya sea en términos de infraestructuras o de proyectos económicos y sociales.  Merced a tales proyectos, las distintas regiones del Sahara se han convertido en un espacio abierto para el desarrollo y las inversiones, tanto nacionales como extranjeras.

Gracias a Dios, contamos con unos socios internacionales leales, que, junto con el sector privado nacional, llevan a cabo sus inversiones dentro de la claridad y transparencia, redundando en beneficio de los habitantes de la región.

En este contexto, queremos expresar Nuestra consideración a los países y agrupamientos con los que Marruecos tiene establecidos acuerdos y asociaciones, y para los cuales nuestras Provincias del Sur son parte indivisible de nuestro territorio nacional.

Asimismo, queremos decir a aquellos que sostienen posturas indefinidas o dobles, que Marruecos no dará con ellos ningún paso económico o comercial que no abarque el Sahara marroquí.

Por otro lado, los consejos electos de las regiones y provincias del Sahara, emanados de unas elecciones democráticas, totalmente libres y responsables, son el verdadero representante legal de los habitantes de la región.

Esperamos que los mismos constituyan una locomotora para la puesta en práctica de la regionalización avanzada, inaugurando horizontes para el desarrollo y la verdadera participación política.

Querido pueblo. La cuestión del Sahara representa la esencia de la unidad nacional del Reino, además de ser la causa de todos los marroquíes. Por ello, todos y cada cual desde su posición, están llamados a permanecer movilizados y vigilantes en defensa de la unidad nacional e integridad territorial, consolidando los logros políticos y de desarrollo que conocen nuestras Provincias del Sur.

He aquí la mayor prueba de lealtad al eterno juramento de la Marcha Verde y al espíritu de su artífice, Nuestro Venerado Padre, Su Majestad el Rey Hassan II, Dios tenga en Su Santa Gloria, así como a todos los virtuosos mártires de la Nación.

Queremos aprovechar esta oportunidad para expresar a nuestros cinco pueblos magrebíes, Nuestros sinceros deseos de alcanzar mayor desarrollo y prosperidad, en el seno de la unidad y la estabilidad.

Finalmente, queremos dirigir un elogioso saludo y de consideración a todos los componentes de las Fuerzas Armadas Reales, Gendarmería Real, Seguridad Nacional, Fuerzas Auxiliares, Administración Territorial y Protección Civil por su constante movilización, bajo Nuestra dirección, en defensa de la unidad, seguridad y estabilidad nacionales.

Wassalamou alaikoum warahmatoullahi wabarakatouh