Mouhcine El Fezazi Rabat

Fez es una de las ciudades más bellas de Marruecos. Está situada en una zona estratégica, en el centro del país, rodeada de sierras verdes y bañada por el río de aguas cristalinas “Río de Perla”. La parte antigua de Fez, denominada Medina de Fez-El-Bali, está considerada un complejo arquitectónico. Es muy conocida por sus monumentos históricos. Es un laberinto de callejones interconectados con fuentes y patios: Sus casas bellas de estilo mudéjar andaluz, sus calles estrechas, sus murallas de más de 15 kilómetros que rodean y protegen la ciudad, sus mezquitas, sus palacios, sus madrasas y sus zocos bulliciosos: son todo un encanto que atestiguan el pasado glorioso de Fez.

El fundador es descendiente de Fátima, hija del profeta Mohamed.

La ciudad fue fundada por Idrís I, primer​ fundador de la dinastía de los idrisíes, en 789, en la margen occidental del río Fez. Más tarde, en 810, Idrís II fijó su residencia en Fez y la convirtió en la capital de su Estado. A continuación, construyó la primera mezquita, que llevó como nombre Mezquita de Jeques, ya que era donde solían reunirse los lideres de las tribus. Y era, exactamente, donde fue proclamado Idrís II emir del primer Reino de Marruecos y también donde pronunció su primer discurso explicando los objetivos de la fundación de la ciudad, que más tarde se convertiría en el faro de la ciencia, el saber y la teología, no solo a nivel nacional sino también a nivel global. Fez estaba dividida en dos partes, separadas por el Río de Perla: orilla de Al Qarawiyyin, cuyos habitantes fueron emigrantes árabes provenientes de Kairuán, mientras que la orilla andalusí estaba habitada por emigrantes provenientes de Al Ándalus.

Ciudad de 400 oficios.

Hay más de 400 oficios que se ejercen en la Medina de Fez, empezando por los talleres de confección hasta los talleres de artesanía y fabricación de armas. La cercanía de los comerciantes y los artesanos a las mezquitas contribuye a que aprendan su religión. Es más, con el tiempo muchos se convierten en famosos teólogos, que ejercen la docencia.  En el siglo 14, la ciudad fue renovada. La plaza Seffarine se situó justo al lado de la Universidad de la Qarawiyn, cuyos techos de tejas de cerámica verde son el centro de atención en Fez desde cualquier punto de vista sobre la ciudad. Hay círculos que rodean la mezquita: el primer círculo alberga joyerías y tiendas de ropa, mientras el segundo contiene oficios como la carpintería. El tercer círculo alberga los oficios que más contaminan, como la curtiduría, la soldadura, … etc.

La curtiduría es un oficio tradicional de envergadura. Su existencia en Fez se remonta a más de un siglo. El mismo proceso de curtido de las pieles sigue el mismo. Se utilizan materiales como tintes naturales y pasta de higo y aceites para darle suavidad y curtirlas. Se muelen en molinos de piedra para extraer estos tintes. Los trabajadores se visten de pantalones cortos mientras cubren sus cabezas con pañuelos. Suelen limpiar las pieles con los pies. Se utiliza la piel de cabra en fabricar babuchas, que normalmente se llevan en las fiestas como la fiesta de boda y las fiestas religiosas. Se llama “Medfona” y se caracteriza por su color amarillo y se fabrica manualmente. Es uno de los famosos productos de la medina.

Idrís Filali fabrica herramientas afiladas y cuchillos. Aprendió este oficio a los 9 años. Ahora, tiene 72 años y sigue ejerciendo este oficio. Es su única manera de ganar el pan de cada día y alimentar a los suyos. “Gracias a Ala, todos se comportan bien conmigo y compran mis mercancías. Entre estos, hay trabajadores de curtiduría, vendedores de especias, peluqueros, y hasta médicos”.   

Mohamed El Asri es fabricador de peines. Lleva ejerciendo este oficio, desde los años cincuenta del siglo pasado. Fabrica peines de los cuernos de toro. Actualmente, el precio de los peines de cuerno es muy elevado en el mercado. Es más, es muy raro toparse con un vendedor de este tipo de peines. Hay poca demanda, porque mucha gente prefiere usar el peine de plástico.

Uno de los lugares más destacados también de la Medina es el zoco de alheña y es donde se venden utensilios de cerámica. En la antigüedad, se llamaba psiquiátrico Sidi Fraj, que contenía una residencia y un bonito jardín. Fue fundado en el siglo 13 durante el reinado de la dinastía Benimerín. Este hospital se especializó en curar a la gente que padecía trastornos mentales. Los especialistas en historia de la Medicina dicen que este psiquiátrico fue el primero en toda la historia humana. Los psicólogos solían tratar las enfermedades de salud mental con música. Cada jueves los enfermos asistían a clases de música andalusí.

La escuela coránica, mi primer centro educativo. 

Fez es muy famosa por sus escuelas coránicas. Había una escuela en la callejuela Selma, donde muchos alumnos se graduaron, antes de acceder a terminar sus estudios en la universidad la Qarawiyn. La ubicación de la mezquita al lado de los talleres y tiendas de comercio permitió a sus dueños aprender el Corán y saber sus divinas leyes. durante la época dorada de la Qarawiyn, uno de los requisitos que debe reunir el discípulo para que fuera teólogo, es ser un devoto y tener buenas morales. Desde la universidad de la Qarawiyyin muchos comerciantes viajaron hacia África para difundir la fe musulmana y pudieron influir en la gente gracias a su devoción y su buen comportamiento.

 Ciudad de 70 hoteles  

La Medina era famoso por sus muchos hoteles, que en total eran 70 hoteles. Muchos de estos hoteles no pudieron salvarse y se convirtieron con el tiempo en ruinas. Uno de los hoteles que todavía sigue en pie es el hotel Baraka que fue construido en el siglo 18. En español significa “arrodillarse”. La razón de su denominación es que, en el lugar donde fue edificado, era un zoco de esclavos, que solían sentarse de rodillas mientras eran vendidos.  Otro hotel se llama sidi Abdelmajid o Hotel de Lactantes, donde las mujeres se presentaban voluntariamente para dar el pecho a niños huérfanos.

La Qarawiyn, mezquita y universidad coránica.

La universidad más antigua del mundo en funcionamiento está en Fez, Marruecos. Se llama La Qarawiyn y fue fundada en 859 con estilo andaluz por una mujer emigrante de nombre Fátima al-Fihri. Es considerada por la Unesco y el Libro Guinness de los Récords como la más antigua del mundo que sigue en funcionamiento. Está situada en el corazón de la ciudad vieja. El complejo está compuesto por una mezquita, una universidad y una biblioteca. Entre los famosos exalumnos que estudiaron están el filósofo musulmán del siglo XII Ibn Rushd; el Papa Silvestre II, el teólogo Ibn al-Haj al-Abdari de los siglos XIII al XIV; el diplomático andalusí del siglo XVI, Leo Africanus; y Maimónides, el filósofo judío famoso por sus escritos sobre la ley y la ética judías durante el siglo XII.

Mosaico geométrico y belleza cautivadora.   

Antiguamente, Fez estaba situada en medio de las rutas de las antiguas caravanas. A este respecto, Ibn Battuta dijo “Fez es el espejo del mundo”. Porque se atrajeron a la ciudad diversos conocimientos, sobre todo los artes y los oficios provenientes de Al Ándalus. Esto se quedó reflejado en las casas: los cuadros de azulejo (mosaico), los dibujos grabados, la madera tallada y la abrazadera de hierro, … Todo esto era un encanto y belleza.

Las antiguas casas estaban adornadas con cortinas de color verde. Lo cual generaba un ambiente primaveral. Se abrían y cerraban, dependiendo del tiempo que hacía. Pero siempre se cerraban, si había un desconocido en casa.

Las mujeres eran la clave de casa y se encargaban de todo: Desde preparar la comida, hasta recoger la cocina y cuidarse de sus hijos. Por las noches, los notables de la ciudad se reunían entre sí y siempre había debates en torno a la poesía, el canto y demás ciencias. Se celebraban fiestas al son de la música andalusí, mientras se suscribían los acuerdos de comercio.

La música fessi… conciertos y fiestas.

“cuando era joven, los músicos no gozaban de la misma fama que hoy en día. pero después los instrumentos musicales empezaron a adquirir cierta fama y aprecio. Antes escuchábamos música a través de las cintas que se fabricaban manualmente”, recuerda el músico Mohamed Alaoui.

Cuando apareció la radio, en los años sesenta, el primer musico que se convirtió en celebridad fue el musicólogo Abdel Krim Errais. “En las fiestas se separaban entre las mujeres y los hombres, las mujeres solían sentarse en la planta de arriba, mientas los hombres preferían sentarse en la planta baja: ellas nos veían, pero nosotros no. Pero con el tiempo empezamos a sentarnos juntos”, prosigue Alaoui.

La música mística es un patrimonio cultural de Fez y Marruecos, en general. Es un arte propio de los santuarios y las fiestas. “Los marroquíes se alegran, cuando escuchan a alguien pronunciar (No hay Dios más que Ala). Estas palabras, que transmiten felicidad y paz, siempre repetimos en coro junto a nuestros imames, entre estos cabe destacar a Sidi Abdelhak Atar, Sidi Hmidi Amraoui, Sidi El Arbi Amraoui y por último a el Haj Mohamed Bennis. Todos estos jeques vivieron durante la época del reino de los Benimerines”, afirma Yousef Ben Abdelah, presidente de la asociación Dardariya de música mística.

Fez es una ciudad fundada por la dinastía de los Idrisíes y construida por los bereberes. La habitaron árabes, africanos, andalusíes, y acogió las tres religiones monoteístas. Es una ciudad que une entre el encanto de Oriente y el sosiego de Al-Ándalus, cuya clave de secretos es la Mezquita la Qarawiyn.

Fuente: Artículo traducido de aljazeera.net