Habla un castellano fluido con un misterioso acento asturiano e inesperados y chispeantes giros coloquiales. Conoce a fondo la política española, y espera a que se apague la grabadora para contar divertidísimos chismes, irreproducibles por escrito  ha ocupado puestos en las instituciones europeas durante las tres últimas décadas. Continuar leyendo