Las relaciones con el vecino reino de Marruecos tienen para España una importancia singular, por evidentes cuestiones de cercanía, por relevantes motivos económicos, pero también por razones militares y de defensa, dada la existencia de dos ciudades de soberanía española en el Norte de África, Ceuta y Melilla, y también por la proximidad de las Islas Canarias. Continuar leyendo