El acuerdo entre el rey Mohamed VI y Donald Trump a propósito de la soberanía del Sáhara Occidental es un asunto estratégico y táctico de primer orden Opina Graciano Palomo. Continuar leyendo