Pedro Sánchez no pudo contener su alegría por la elección de Joe Biden como presidente de Estados Unidos en las últimas elecciones. El PSOE igual. Y Podemos, más de lo mismo. Pero la emoción parece ser unilateral. Porque lo cierto es que el departamento de Exteriores de González Laya lleva desde el primer día intentando un contacto directo entre Biden y Sánchez, aunque sea una mera conversación telefónica con contenido político real y trascendencia como para ser trasladada públicamente, y no hay manera. Estados Unidos ha metido al Gobierno de España en el furgón de cola. Continuar leyendo