23 de julio de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

Irlanda asegura que no reconoce a la RASD, y Ghali estuvo en Dublin en visita privada.

2 minutos de lectura

BOUBEKRI MOHAMMED YASSER

La semana pasada, el líder de la milicia separatista del Polisario, Brahim Ghali, estuvo en Irlanda acompañado por una delegación de su movimiento con la esperanza de obtener apoyo y, probablemente, una posición hostil a Marruecos en el asunto del Sahara.

Querían subirse a la magnífica ola de solidaridad del pueblo y el gobierno irlandeses con la justa y noble causa del pueblo palestino, víctimas de un genocidio sin precedentes en la historia perpetrado por el ejército israelí apoyado por Estados Unidos.

La respuesta de Dublín a esta baja maniobra polisaria fue rápida. Así, a través de su embajada en Rabat, el gobierno irlandés declaró claramente: “Irlanda no reconoce” la pseudo-RASD.

Para Dublín, la presencia en Irlanda del líder de la milicia separatista era de carácter “privado” y no tenía absolutamente nada de oficial. “La visita de los separatistas no se basó en una invitación oficial”, aclara Irlanda.

“La propaganda separatista saharaui quería hacer creer en un viaje oficial organizado por el gobierno irlandés, mientras Brahim Ghali se encontraba en Dublín tras un viaje organizado por una microasociación pro-polisario activa en Irlanda”, aseguran fuentes en Dublin.

Los separatistas a sueldo del régimen militar argelino no han sido recibidos por ningún miembro del gobierno irlandés, a pesar de sus insistentes peticiones y del apoyo de sus relevos, Brahim Ghali no ha podido obtener ninguna entrevista, ni oficial ni extraoficial, con el Primer Ministro irlandés o sus Servicios, ni con el Ministro de Asuntos Exteriores.

Éste es también el caso en el Parlamento irlandés. Argel y sus pocos partidarios comprados en Dublín no lograron convencer a los presidentes de las dos Cámaras, ni al presidente de la Comisión Mixta de Asuntos Exteriores, para recibir a la delegación separatista. Ciertamente, algunos parlamentarios simpatizantes y representantes del grupo separatista fueron recibidos, pero a título puramente personal y no en nombre del Parlamento.

Por último, cabe recordar que la posición de Irlanda sobre la cuestión del Sáhara marroquí no sólo no ha cambiado, sino que ha sido aclarada y reafirmada. La declaración oficial de Irlanda, emitida por la Embajada de Irlanda, afirma que: “Irlanda no reconoce a la RASD”.