16 de julio de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

Profesionales marroquíes condenan ataques contra sus mercancías y advierten que no tolerará acciones hostiles.

2 minutos de lectura

BOUBEKRI MOHAMMED YASSER

Los camiones marroquíes que transportan productos agrícolas a Europa son cada vez el objetivo de los agricultores en huelga, principalmente en Francia y España. Estos agricultores cuestionan la calidad de los envíos agrícolas marroquíes que, según ellos, no cumplen los requisitos reglamentarios de las autoridades europeas.

La Confederación Marroquí de Agricultura y Desarrollo Rural (COMADER) reaccionó ante estos repetidos ataques :” Expresamos nuestra preocupación por los ataques recurrentes e infundados de que son objeto los productos marroquíes, así como por la estigmatización mediática de la que los agricultores marroquíes son víctimas colaterales “.

La organización niega también las acusaciones sobre la calidad de las exportaciones marroquíes: “Los productos agrícolas marroquíes exportados a la Unión Europea son productos de calidad que cumplen estrictamente y sin excepción las exigencias reglamentarias de los mercados de destino. Se refieren en particular a normas de comercialización, normas sanitarias y normas fitosanitarias”.

COMADER precisa que “los productos marroquíes también son controlados por las autoridades marroquíes antes de su exportación, así como por las autoridades europeas antes de su entrada en los mercados europeos”.

Según el RASFF (Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos) emitidas por la Unión Europea durante el año 2023 demuestra que “Marruecos respeta perfectamente las normas europeas, en todos los productos combinados”. El Reino ocupa el tercer lugar en términos de cumplimiento, en una lista de quince principales exportadores a la UE.

Además, COMADER revela que en 2022 la balanza comercial de productos agrícolas fue positiva en favor de los agricultores de Europa de un valor de 900 millones de euros.

La organización marroquí indica que trabaja con sus socios europeos para preservar la relación comercial en beneficio de ambas partes, “en el marco del respeto mutuo del flujo de mercancías y no puede tolerar ninguna acción hostil”.