15 de abril de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

La gran amenaza terrorista para Europa se instala en el Sahel.

3 minutos de lectura

BOUBEKRI MOHAMMED YASSER

Los islamistas tienen una fuerte presencia en África y reclutan en enormes campos de refugiados. Y utilizan los conflictos para su propaganda en Internet, que llega hasta Baviera en Alemania.

Artículo publicado en el sitio del importante grupo de medios alemán ARD sobre vínculos entre el polisario y el movimiento terrorista en el Sahel muestra que los expertos advierten sobre un fortalecimiento de IS, al-Qaeda y otros.

“Mi camino es el Corán, es mi espada, es el mismo camino que fueron los profetas, es el camino de los mártires”. Este mensaje militante lo difundió un condenado en España en un vídeo de propaganda. En repetidas ocasiones ha compartido este tipo de videos en las redes sociales bajo el seudónimo de Ismail. A finales de mayo, la Audiencia Nacional de Madrid impuso una pena de dos años de prisión al hombre de 38 años -más cinco años de libertad condicional- por “radicalización”, entre otros cargos.

Ismail es apátrida y forma parte de los Saharauis del Polisario. Se creó una red en línea en torno a Ismail, que también se ocupa de la lucha del llamado Estado Islámico (EI) en África.

Hans-Jakob Schindler, director sénior de la organización internacional Counter Extremism Project, advierte contra esto. Esta organización monitorea y evalúa la propaganda de los grupos terroristas islamistas en África. Un fortalecimiento, dice Schindler, conducirá a que “estos grupos precisamente no se centren exclusivamente en obtener el control de áreas en la región, sino que sigan siendo parte de esta estrategia global, lo que significa que los ataques a Occidente son una prioridad”.

Muchos asocian a IS principalmente con países como Siria o Irak. Pero expertos como Schindler dicen que África se está convirtiendo cada vez más en un punto crítico para el terrorismo islamista, y los ataques podrían ser necesarios desde allí: “Todavía es posible instrumentalizar a las personas en Europa de las regiones en conflicto, radicalizarlas y luego posiblemente incluso motivarlas a llevar a cabo ataques”.

La red en línea centrada en Ismail promovió el yihad, la lucha global de IS. El propagandista glorificaba el martirio. “A mis amigos les informo que me voy, me voy de lo más bonito de la vida”, escribió una vez. En la red analizada estaban las autoridades españolas y una organización de ex agentes de inteligencia.

Esta última evalúa los rastreos en línea de las autoridades de la UE en el campo de la lucha contra el terrorismo y no quiere ser nombrada.

Según esta organización, la red de Ismail todavía existe. Los partidarios de IS intercambian información. Las huellas conducen a Siria, España y los campos de refugiados saharauis, en Argelia.

Durante el juicio de Ismail, se supo que también usó un número de teléfono alemán para ocultar su identidad. Además, uno de sus contactos de Facebook era de Alemania. No está claro si las autoridades alemanas están investigando el contacto. Una cosa es cierta: la Oficina Federal para la Protección de la Constitución observa que África juega un papel central en la propaganda.