28 de mayo de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

El abogado francés Baratteli asegura que no existe ninguna prueba que Marruecos usó el spyware Pegasus

2 minutos de lectura

BOUBEKRI MOHAMMED YASSER

Ningún elemento técnico ha podido confirmar las acusaciones “fantasiosas” presentadas contra Marruecos sobre el presunto uso del software Pegasus, afirmó, el 08-02-2023 en Rabat, Me Olivier Baratelli, abogado del Reino ante los tribunales franceses.

“Marruecos obviamente ha sido víctima, durante mucho tiempo, de un intento de desestabilización internacional. Desde hace 18 meses, todavía estamos esperando el más mínimo principio de prueba de estas fantasiosas acusaciones”, observó Me Baratelli, y señaló que dos jueces de instrucción fueron designados por denuncias de varias personas que acusan a Marruecos de haber espiado sus teléfonos, pero “ningún elemento técnico confirma estas acusaciones”.

“Ninguno de los demandantes pudo proporcionar su teléfono y presentar pruebas de que el software los habría infectado”, agregó el abogado francés, en un video mostrado durante una conferencia-debate organizada por el Parlamento marroquí y dedicada a las hostilidades, flagrantes y repetidos ataques contra los partidos del Reino dentro del Parlamento Europeo (PE).

Marruecos ha denunciado constantemente las acusaciones “injustas y dirigidas a distancia” sobre el uso del software espía Pegasus, señalando que el Reino ha iniciado 10 procedimientos penales por difamación contra 10 periódicos que han difundido este rumor, sin proporcionar ninguna pieza, documento, certificado o testimonio.

El Reino de Marruecos, bajo el control de las autoridades judiciales francesas, hizo revisar el “pseudoinforme” informático de Amnistía Internacional (AI) por expertos informáticos aprobados por el Tribunal de Apelación de París, por el tribunal de París y por el Tribunal de Casación: estos expertos informáticos no han encontrado ninguna infiltración del software Pegasus de los teléfonos de las personas supuestamente atacadas en Francia.

En España, las denuncias las hizo un periodista llamado Ignacio Cembrero, quien había dicho, de manera tajante, que su teléfono había sido infiltrado por Marruecos, pero esta denuncia fue desestimada por la Fiscalía de Madrid, que “examinó” el teléfono de este periodista en el que no había rastro del spyware.

“Estas falsas acusaciones se hicieron erróneamente con el objetivo de dañar la reputación internacional del Reino de Marruecos”, por parte de un periodista considerado enemigo declarado de Marruecos.

“En España se ha excluido legalmente el uso por parte de Marruecos de este software”, dijo Baratelli, quien añadió que las investigaciones europeas no pudieron demostrar nada contra Marruecos. Y para concluir: “Tenemos la única certeza en el expediente de que Marruecos es irreprochable, pero que, en cambio, otros estados europeos han utilizado el software”.