29 de febrero de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

El doble juego de Francia con la junta militar argelina

2 minutos de lectura

BOUBEKRI MOHAMMED YASSER

Muy pocos medios internacionales se han hecho eco de la visita del general argelino Said Chengriha a París, donde fue recibido, hace dos días, por el mismísimo presidente de la República francesa, Emmanuel Macron. Un hecho extremadamente raro ya que el primero no es del mismo rango que el segundo. Entonces, ¿qué significa esta visita para París y para Argel?

En primer lugar, esta visita se percibe como un servicio prestado por Francia a la persona del general Chengriha, acusado por la oposición argelina en el extranjero de haber cometido delitos contra los derechos humanos y tráfico de drogas y armas. Estas revelaciones las hizo el opositor argelino Guermit Bounouira, quien confirmó las verdades reveladas por el ex oficial del ejército argelino (ANP), Habib Souadia, en 2001, en su libro “La Guerra de la Sale”.

Para muchos observadores, Francia se apoyaría, a través de la alfombra roja desplegada a Chengriha, en el reciente aumento del presupuesto de defensa argelino, por valor de 18.000 millones de dólares, para establecer contratos de armamento con el ejército argelino.

La venta de armas a Argelia es un acto de alto riesgo, por las dudas que se ciernen sobre el destino final de estas armas, que sin duda beneficiarán a grupos armados de la región, como las milicias separatistas del frente polisario. Esta muy plausible hipótesis tendrá el efecto de contribuir a la exacerbación de la inestabilidad regional y un ataque a la integridad del territorio marroquí.

La cuestión del despliegue de Argelia en el Sahel estaría entre las cuestiones que han sido tratadas por las dos partes, en particular, en esta situación en la que reina un verdadero sentimiento anti-francés en África.

Argelia debería desempeñar así el papel del emisario de Francia en el Sahel en un intento de frenar el creciente sentimiento anti-francés en la región sahelo-sahariana, en el momento en el que Argel forma parte de la maniobra para desestabilizar esta región.

Esto plantea varias preguntas sobre las contradicciones de París, víctima del avance ruso en África y al mismo tiempo que brinda apoyo a uno de los principales apoyos de Moscú en África, Argelia

La visita del jefe de la cúpula militar argelina a Paris demuestra perfectamente la duplicidad de los dos países, que juegan un doble juego.

Francia, plenamente consciente del potencial dañino de Argelia en el norte de Malí y los países vecinos, a través de su aquiescencia al establecimiento ruso en la región, sus relaciones supuestamente dudosas con los regímenes golpistas en Malí y Burkina Faso, así como sus sospechosas relaciones con grupos armados en el región, estaría incluso tentado de poner a Argelia de su lado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *