23 de julio de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

Destapan una supuesta red de financiación del polisario desde Europa.

2 minutos de lectura

BOUBEKRI MOHAMMED YASSER

Destapan una red de transferencia informal de fondos entre Europa y los campamentos saharauis en Argelia

Según informaciones publicadas por el periódico alemán «Welt», se descubrió una nueva red. El jefe del sistema bancario en la sombra, Ahmed A., podría soportar ataques a ciudadanos occidentales.

Una mujer entra en una pequeña tienda de alimentación de Madrid le da un sobre en ventanilla, en él 5000 euros en efectivo. Un poco más tarde en un campo de refugiados de Tinduf en Argelia, un hombre recoge el dinero en un sobre con 700.000 dinares argelinos en efectivo. La transacción es completamente anónima. Los corredores cobran por ello un pequeño porcentaje de comisión. Ahmed A. es el jefe de un sistema de banco paralelo activo entre Europa, África y Oriente Medio.

Los comerciantes de Madrid tienen sus homólogos en los campamentos gestionados por el Polisario, banda armada y protegida por el ejercito argelino. Estas redes se convierten en la herramienta preferida de las mafias, que la utilizan por ejemplo; lavado de dinero del narcotráfico o para blanquear el dinero robado por los militares argelinos. Y para las organizaciones terroristas que lo utilizan para realizar atentados.

Se estima que circulan 200 mil millones de dólares estadounidenses en todo el mundo cada año a través de estos bancos paralelos. En Alemania, este método de pago es ilegal desde 2018.

Según un ex-jefe de departamento de un servicio secreto occidental, quien se especializa en el financiamiento del terrorismo, «en un año y medio de trabajo de investigación,> “Tires” es el nombre de la red de Ahmed A. y su socio de negocios Azman M., un viejo amigo de la universidad». Pueden negociar cantidades de hasta 50.000 euros en cualquier lugar y en cualquier momento.

Los investigadores financieros encontraron transferencias de esta red en numerosos países europeos, incluidos Alemania, Bélgica,
Francia y Gran Bretaña, así como desde los Estados del Golfo hasta los campamentos saharauis en Tinduf. Según los investigadores este dinero puede servir a financiar campañas anti-marroquíes en toda Europa.