21 de julio de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

Las pifias de Europa fortalecen las relaciones de Rabat con Washington.

4 minutos de lectura

MOHAMMED YASSER BOUBEKRI

La Secretaria de Estado americana encargada de las Organizaciones Internacionales, Michèle Sison a realizado una visita oficial en la capital marroquí, Rabat el 25 de enero 2023, y declaró que los Estados Unidos valoran mucho el papel de Su Majestad el Rey Mohammed VI a favor de la paz y la seguridad en el norte de África y Oriente Medio.

“Marruecos alberga las oficinas de no menos de 21 agencias de la ONU, lo que en sí mismo muestra el papel esencial del Reino como líder regional y su compromiso con la diplomacia multilateral”, subrayó la responsable estadounidense.

Michèle Sison resaltó también cuánto la Administración Biden aprecia plenamente las contribuciones del Reino a las misiones de mantenimiento de la paz de la ONU en todo el mundo, y dijo estar “encantada de estar en Marruecos, uno de los aliados más cercanos y antiguos de Estados Unidos”.

La amistad marroquí-estadounidense se remonta a la época de la creación de los Estados Unidos de América, y Michele Sison reiteró el apoyo de Estados Unidos al plan de autonomía, como una solución seria, creíble y realista al diferendo sobre el Sáhara marroquí.

La visita de Michèle Sison a Marruecos es parte de una amistad centenaria que nunca ha flaqueado y nos recuerda que los dos países siempre se han encontrado en el mismo lado de la historia, ya sea la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría , la lucha contra el terrorismo o la promoción de la paz y la seguridad en Oriente Medio.

Recordando además el papel de liderazgo de Su Majestad el Rey en la promoción de la paz y la seguridad en el norte de África y Oriente Medio, así como el papel esencial desempeñado por el Reino dentro de las misiones de mantenimiento de la paz de la ONU en todo el mundo, la posición estadounidense reiterada por la ministra estadounidense se inscribe en el marco de una asociación histórica que nunca ha dejado de consolidarse en los diversos campos.

Esta posición americana, que se destaca por su sinceridad y respeto mutuo, contrasta con el carácter fluctuante de una relación con Francia, que lucha por despojarse de las fallas tutelares de una época colonial pasada.

Estados Unidos había proclamado solemnemente, en diciembre de 2020, que la propuesta de autonomía en el Sahara es “seria, creíble y realista”, calificándola como la “única base para una solución justa y duradera”, a la disputa sobre el Sáhara marroquí.

Recordamos la proclamación presidencial estadounidense que reconoce la plena y completa soberanía de Marruecos sobre su Sahara fue, en el proceso, distribuida a los 193 Estados miembros de las Naciones Unidas, como documento oficial del Consejo de Seguridad, en los seis idiomas oficiales de la ONU.

Esta constancia estadounidense frente al plan de autonomía se confirma aún más con la declaración de la Sra. Sison.

La vacilación europea y particularmente francés está dando paso, por parte de Marruecos, al fortalecimiento y la diversificación de las asociaciones con los aliados tradicionales, en particular los Estados Unidos.

Las relaciones seculares entre Estados Unidos y Marruecos no se contentan con invocar el pasado, sino que van mucho más allá, aprovechando la construcción histórica para abrir perspectivas renovadas y mutuamente fructíferas, a diferencia de quienes explotan la historia para mantener una hegemonía, y una renta geoestratégica que ya no tienen razón de existir.

A raíz de esto, Francia está descontenta con su degradación inherente a la nueva dinámica de la asociación marroquí-estadounidense, y esto, a raíz de los Acuerdos de Abraham.

La constancia de la amistad americana hacia el Reino y así consolidada por el reconocimiento por los Estados Unidos del liderazgo de Marruecos como polo de paz y estabilidad en el mundo.

En Rabat, Michèle Sison hizo la presentación de la Sra. Amy Pope, como candidata al cargo de Directora General de la Organización Internacional para las Migraciones. Con este desplazamiento a Marruecos, Sison, y a través de ella la Administración Biden, reconocen la papel de Su Majestad el Rey, designado por sus pares africanos como líder de la Unión Africana en temas de migración.

Es también un reconocimiento al enfoque humanista en el corazón de la estrategia nacional de inmigración y asilo iniciada por el Soberano.