No tiembla la mano humana
no tiembla su lengua.
No se detiene ante nada
digo paz y hago guerra.

Una mano de Occidente
como ave carroñera,
si herido cae el Oriente
las entrañas se las lleva.

No sé, qué le pasa al mundo
que me duele a mi manera,
habiendo lugar para todos
se nos encoje la tierra.

El orden que se disputan
no es una fila de escuela,
no es el que llegó primero,
ni tampoco el que se cuela.

Pero juegan como niños
una paz que no se juega.
Los grandes empujan callados
mientras los chicos pelean.

Sin ver que el patio es un mundo
al que le sobran fronteras,
al que le faltan amigos
que de verdad se quieran.

No tiembla la mano humana.
No tiembla nunca su lengua,
solo quedará el desastre
las ruinas y las penas.

Angela Vallejo ©®