Tras la guerra de los Cinco Días con Tbilisi, Moscú intervino en los territorios secesionistas y terminó reconociéndolos. Ahora, el Kremlin agita en Ucrania la amenaza de un escenario similar.Seguir leyendo…

M.S