CARMEN DOMINGO ELPAIS

Lo políticamente correcto se está convirtiendo más en un instrumento con fines antidemocráticos, que en un instrumento en defensa de minorías y de vulnerables, en algo más peligroso que solidario

La frase del título no es mía, se la escuché a Ana Iris Simón hace unos días en un podcast. Hacía referencia a la cultura de la cancelación, que tan de moda está en estos últimos tiempos, en la que los autodenominados jueces de lo políticamente correcto, desde un determinado sector que se proclama de izquierda, se avalanzan, por lo general en redes sociales, contra una persona por emitir una opinión distinta a la que ellos esperan, que suele ser, a su juicio, no favorable a un colectivo que se presenta como vulnerable…. seguir leyendo