Fuente El confidencial

El país vecino ha prolongado ‘sine die’ el cierre de las fronteras, dejando atrapados a su suerte a turistas, trabajadores y funcionarios españoles en Marruecos

Lo que empezó como una simple ‘pesadilla antes de Navidad’ el 30 de noviembre, cuando el Gobierno marroquí decidió cerrar sus fronteras durante dos semanas sin apenas antelación, amenaza con amargarle el final y comienzo de año a la comunidad de funcionarios españoles en Marruecos. Decenas de trabajadores del Estado podrían quedarse atrapados en el país vecino mientras sus familias se reúnen para celebrar las fiestas navideñas durante las próximas semanas.

Cuando se anunció la medida, a los turistas de vacaciones en Marruecos se les ofreció viajar de vuelta a España en vuelos especiales de repatriación operados por Iberia. Sin embargo, un vistazo a las redes sociales de la embajada española en Rabat deja como cosecha las denuncias por el alto precio de los billetes (hasta 200 euros) y el desamparo de quienes viajaban con coche y esperaban retornar en barco. Por si fuera poco, Iberia operará su último vuelo de repatriación de turistas este lunes. En el grupo de Facebook Españoles en Marruecos, que cuenta con más de 12.000 miembros, no se habla de otra cosa. Vuelos para Navidad cancelados y reembolsos que no llegan.

Las restricciones a la entrada y salida del país, que buscan frenar la aparición de variantes del covid-19 en Marruecos, debían haber terminado en la medianoche de este lunes. Pero la semana pasada, las autoridades marroquíes decidieron mantener cerradas a cal y canto sus fronteras ‘sine die’. Un escrito del Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores Españoles de la Enseñanza dirigido a la embajada de España en Rabat condensaba el miedo de los funcionarios españoles afincados en Marruecos a que las dos semanas de cierre se prolongaran y denunciaba la falta de información recibida por parte de las autoridades españolas. Por el momento, sus miedos están bien fundados: no habrá vuelos internacionales con destino Marrakech ni despegues desde Rabat hasta la medianoche del 31 de diciembre, por lo menos.

Fronteras cerradas a cal y canto, salvo para los marroquíes que viven en el extranjeroquienes sí podrían cruzar las fronteras y ser repatriados, según ha reconocido el ministro marroquí de Sanidad, Jaled Ait Taleb, al tiempo que calificaba de “catastrófica” la situación epidemiológica europea. Mientras tanto, los españoles tienen que conformarse con mantener la esperanza de llegar a casa a tiempo para abrir los regalos de Reyes. Un usuario del grupo de Facebook resume la incertidumbre ante la pregunta por la fecha de reapertura de las fronteras y la ansiada vuelta a casa. ¿Que cuándo será? “Pues cuando diga Akhannouch [el primer ministro marroquí, nombrado hace unas semanas]”