Fuente

Marruecos ha levantado el veto a la Embajada española en Rabat. Así lo indica el hecho de que los representantes españoles fueran invitados a participar este jueves en una visita del cuerpo diplomático extranjero acreditado en Rabat a la sede de su servicio antiterrorista, según informa Efe. Este gesto, que en otro momento no pasaría de ser solo protocolario, supone en este momento un paso hacia la normalización en las relaciones bilaterales, tras la crisis que culminó a mediados de mayo con la entrada irregular de más de 10.000 inmigrantes en Ceuta.

En los últimos meses, Rabat ha excluido a la Embajada española de este tipo de eventos, como el encuentro que se celebró el pasado 16 de junio con el presidente de la Comisión Especial sobre el Modelo de Desarrollo de Marruecos (CSMD), Chakib Benmoussa, en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí. España nunca retiró a su embajador en Rabat, Ricardo Díez-Hotchleitner, como sí hizo Marruecos, que llamó a consultas a su embajadora en Madrid, Karima Benyaich, pero Rabat lo tenía vetado, al menos en actos públicos.

En ausencia del embajador, quien se encuentra de vacaciones, acudió a la sede del Buró Central de Investigación Judicial (BCJI) el encargado de negocios español, Borja Montesino, que se ha incorporado esta misma semana a la legación diplomática en Rabat. En la visita a este organismo, brazo judicial de la Dirección General de Vigilancia del Territorio (el servicio secreto interior), participaron representantes diplomáticos de 22 países, entre ellos Estados Unido, Rusia, Canadá y Arabia Saudí.

Al término de la visita, Montesino subrayó, en declaraciones a la prensa local, la importancia de la cooperación antiterrorista que, dijo, es un componente esencial de la relación entre España y Marruecos.

Este gesto llega después de que el rey Mohamed VI evitara la pasada semana referirse a la crisis diplomática con España en su tradicional discurso del trono y de que por parte del Gobierno español se hayan multiplicado los gestos de aprecio al país vecino. Todavía sigue, sin embargo, pendiente el primer viaje a Rabat del nuevo ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, y el regreso a Madrid de Benyaich.