La crisis con Marruecos y el ninguneo de la Administración Biden suponen pesadas losas en su política exterior
Sánchez multiplica su presencia en otros países africanos y busca apoyos en el este de Europa ante la migración

Superados los meses de mayo y junio con mucho desgaste a sus espaldas, tras la severa derrota en la Comunidad de Madrid y con la decisión de indultar a los presos independentistas, el presidente del Gobierno ha intentado con la remodelación de Gobierno recuperar el control de los tiempos políticos. Llevar la actualidad por otros derroteros para concluir a finales de este mes el curso político con buen sabor de boca.

En esta intención destaca especialmente la agenda internacional del presidente, que es lo que más le gusta. Con el relevo de Arancha González Laya como ministra de Asuntos Exteriores, tras solo año y medio en el cargo, y su sustitución por José Manuel Albares, se pone de manifiesto la.. Continuar leyendo