La ministra Arancha González Laya ha mantenido una conversación telefónica con su homólogo estadounidense para pedir que Biden se posicione a favor de España en el conflicto con Marruecos

Fuente: www.economiadigital.es

El Gobierno de Pedro Sánchez busca el apoyo de Estados Unidos para poner fin a la crisis diplomática con Marruecos. La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, habló por teléfono este viernes con su homólogo estadounidense, Antony Blinken, al que pidió ayuda después de los problemas que ocasionó la Administración Trump durante su mandato al reconocer la soberanía de Rabat sobre el Sáhara Occidental

Estas declaraciones de Donald Trump en diciembre de 2020 dieron alas a Marruecos, que se vio respaldado por la primera potencia mundial, y salpicaron a España, cuya postura ha sido tradicionalmente la de celebrar un un referéndum, en línea con la ONU.

Pero la crisis se agravó en abril, cuando Brahim Ghali, el secretario general del Frente Polisario, el movimiento de liberación nacional del Sahara Occidental, fue acogido en un hospital de Logroño por estar gravemente enfermo de covid. Un acto que no gustó a Marruecos y que se convirtió en la chispa que originó el incendio.

Ante esta situación, y tras semanas de continuas disputas con el país vecino después de que más de 8.000 marroquíes cruzaran la frontera sur ante la pasividad de los guardias marroquíes, Laya ha solicitado a Blinken el apoyo del Gobierno de Joe Biden en este asunto, según ha adelantado El Confidencial este sábado.

España quiere que Biden corrija los errores de Trump en el Magreb

El objetivo que persigue el Ejecutivo de Sánchez con estas conversaciones es que la nueva administración demócrata contribuya el conflicto que generaron los republicanos en el tablero político del Magreb.

Pero también provocar un acercamiento entre España y Estados Unidos, ya que, hasta el momento, Pedro Sánchez no ha tenido ningún contacto con Biden desde que este llegó a la Casa Blanca. Este lunes se producirá el primer encuentro entre ambos en la cumbre de la OTAN, en el que aprovecharán para mantener una reunión.

Tras la llamada de este viernes, el Departamento de Estado y el Ministerio de Exteriores español publicaron sendas notas de prensa en las que no se mencionó el conflicto hispano-marroquí. No obstante, Blinken enfatizó el compromiso de Estados Unidos con la inmigración desarrollada a través de “cauces regulares y seguros, ordenados y de manera humana”. 

En el caso de que Biden atendiera a la petición de Laya, Estados Unidos intervendrá por segunda vez para resolver un problema de España con su vecino del sur. La primera vez fue en julio de 2002, cuando Marruecos intentó ocupar el islote del Perejil. En aquel momento presidía Jose María Aznar, quien emplazó a su ministra de Exteriores, Ana Palacio, a contactar con el secretario de Estado estadounidense, Colin Powell.

La mediación de los EE.UU supuso un alivio para España y las tropas consiguieron desajlojar a los infantes de Marina marroquíes.