El primer ministro británico, Boris Johnson, ha decretado un nuevo confinamiento nacional en Inglaterra, que incluye el cierre de los colegios, debido a la alarmante expansión del coronavirus causada por la nueva variante. “Los hospitales están bajo más presión que en ningún momento desde el comienzo de la pandemia”, ha asegurado Johnson en un discurso a la nación, en el que ha instado a todos los ciudadanos a no salir de sus hogares salvo por algún motivo esencial. Continuar leyendo