Segun el Medio H50 que salio con la exclusiva

En exclusiva, h50 se ha puesto en contacto con el denunciante, Alejandro Espinosa Solana, un ciudadano español que entiende que no es de recibo que dictaduras corruptas que demuestran un absoluto desprecio por sus propios ciudadanos y los mantengan en la miseria o en permanentes conflictos sociales internos o guerras externas, se conviertan en multinacionales de la emigración, y sean otros países (en este caso Europa o España) quienes asuman las responsabilidades y obligación de sus propios países.

Alejandro Espinosa, es licenciado en Derecho, y máster en Comercio Internacional por la Universidad del País Vasco; en los años 1992-93 trabajó en la Comisión Europea en Bruselas, y fue observador Internacional para la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) en sus misiones de Bosnia Herzegovina (1997) y Croacia (1998-2002).

A tal efecto, ha formulado denuncia en el Juzgado de Instrucción Número 2 de Bilbao, en funciones de guardia, en el que señala directamente al rey de Marruecos, Mohamed VI; y a miembros de su Gobierno, así como a la embajadora de Marruecos en España, a la que también considera responsable, de los graves hechos que están acaeciendo en las fronteras marroquíes.

En el documento, al que ha tenido acceso este diario digital, y al que podrán acceder también todos nuestros lectores, entre otros graves fundamentos, señala la existencia de imágenes de oficiales de policía marroquíes que abren intencionadamente las puertas de la frontera, de su lado: e invitan e incitan a jóvenes a pasar a nado, siendo inconscientes estos del grave riesgo que existe para sus propias vidas, de hecho, ha habido un muerto.

En declaraciones a h50, Espinosa considera que “una política migratoria inexistente y un descontrol de nuestras fronteras alientan estas dictaduras corruptas de las que ningún defensor de derechos humanos habla en nuestros países occidentales. A ello hay que sumar, manifiesta, sectores políticos y mediáticos cuando menos irresponsables en nuestros propios países de acogida / llegadas occidentales, que buscan sólo su propio beneficio electoral, inyectando mentiras interesadas en sus votantes para incrementar su cuota electoral, a los que hay que sumar otros también interesados que han hecho de la migración su medio de vida”.

Según Espinosa, “hoy en España no abunda el trabajo ni una situación económica holgada, pero somos la puerta a Europa y a causa del descontrol propio de una falta de criterio político serio, determinado, de una política migratoria inexistente, las llegadas masivas en un espacio breve de tiempo hacen inasumibles esas llegadas tanto en número como en la calidad de muchos de quienes llegan”.

Por último, señala que “tachar de racista o xenófobo a quien ejerce su derecho a opinar (y a pensar libremente) de una forma fundamentada, es un insulto que no debemos permitir de quienes sólo buscan en ello su propio beneficio político o mediático”.