Mohammed Yasser Boubekri

Las relaciones entre el Reino de Marruecos y España atraviesan una peligrosa crisis nunca dada con anterioridad. En esta ocasión, entrevisto a los destacados periodistas en el ámbito español -que siguen las relaciones entre los dos países-, entre ellos Ignacio Cembrero -periodista y escritor-; Sonia Moreno -corresponsal de la Cadena Ser en el Magreb y colaboradora de “eldiario.es” y “El Español”; y nuestro Director del Centro Europeo de La Prensa Libre, el Dr. Mustafa el Kaderi -.

En respuesta a la primera cuestión, ¿cómo ves ahora las relaciones hispano-marroquíes?

Ignacio Cembrero estima que
las relaciones hispano-marroquíes pasan por un mal momento, pero no desde que Brahim Ghali fue acogido por la sanidad española, sino que viene de antes. Viene desde el momento que – a petición de Marruecos – se suspendió desde la cumbre bilateral prevista para el 17 de diciembre entre los dos gobiernos, y eso – muy probablemente – fue provocado a su vez por la decisión de el Presidente Trump de reconocer la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental. Marruecos decidió entonces, la diplomacia marroquí decidió entonces que no se iba a conformar con la tradicional postura española sobre el Sáhara; que quería que España diera un paso – quizás no tan lejos como Trump-, pero sí que diera un paso públicamente en favor de sus tesis.

Mientras Sonia Moreno considera que
las relaciones están pasando por un momento bajo desde hace meses. Esa crisis se ha agravado con la acogida del Secretario General del Frente Polisario, Brahim Ghali, en el hospital de Logroño. España mantiene que es por “razones estrictamente humanitarias”, ya que está gravemente enfermo; mientras que para Marruecos es una cuestión de Estado y se ha sentido traicionado por el país que considera socio. Desde entonces, se han suspendido varios encuentros bilaterales previstos para preparar la Reunión de Alto Nivel (RAN), el ministerio de Exteriores llamó a consulta urgente al embajador español en Rabat, ha difundido dos comunicados solicitando explicaciones a España por esta decisión y pidiendo a la Justicia que actúa contra Ghali, por tener una denuncia en la Audiencia Nacional. Ha sido identificado por la policía en el hospital y citado por el juez de la causa para comparecer el 1 de junio, según se vaya restableciendo.

En relación a la segunda cuestión, ¿afectará la actual crisis de las relaciones hispano-marroquíes al futuro de las relaciones entre ellos?

Sonia Moreno opina que
sí, evidentemente, ya está afectado. Tenemos muchos acuerdos en común y España es el primer socio comercial de Marruecos. Por lo tanto, desde el momento en que no se lleva a cabo la RAN ya perjudica. En todo caso, creo que somos países vecinos y que tenemos historia común, y, por lo tanto, las aguas volverán a su cauce con el tiempo.

Mientras que Ignacio Cembrero valúa que
las relaciones van a atravesar una crisis prolongada, que arranca – como decía – en diciembre, y yo creo que tardará meses en finalizar, porque no hay que olvidar que, a finales de junio o principios de julio, conoceremos las dos sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre los acuerdos de asociación firmados entre Marruecos y la Unión Europea en 2019, que incluyen extensiones para el Sáhara (Occidental); me refiero a un acuerdo de asociación y al acuerdo de pesca. Mi impresión – pero me puedo equivocar-, es que esas dos sentencias no van a ser muy favorables a los intereses de Marruecos. Los acuerdos fueron recurridos en 2019 por los abogados del Polisario – ahora estamos a la espera de las sentencias. Si como yo tiendo a pensar – quizás me equivoque-, las sentencias no son muy favorables para los intereses de Marruecos, es probable que la crisis entre Marruecos y la Unión Europea se ahonde.

A la tercera y última alocución planteada, si eliminamos a Marruecos de la ecuación del conflicto, e imaginando que se tratase de un país europeo, ¿no piensas que el escándalo español hubiese tenido otras repercusiones por la burla a la justicia española? ¿No piensa usted que tocan dimisiones?, Ignacio Cembrero aduce lo siguiente:
yo no entiendo muy bien por qué hay que eliminar a Marruecos de la ecuación. Tampoco entiendo muy bien por qué hay escándalo, y esas dos palabras figuran en la pregunta. Lo que sí creo es que en España hay una tradición a acoger a líderes de países que no tienen una buena sanidad, de acogerlos en los hospitales españoles. Recientemente han fallecido, además, en hospitales españoles dos dirigentes del Polisario: Mohammed Hadad y Ahmed Bujari; hace varios años falleció en un hospital español Omar Bongo – el Presidente de Gabón -. Repito, no entiendo muy bien por qué no se puede brindar esa ayuda humanitaria. Ahora bien, sí creo que se debería haber hecho con transparencia y, por cortesía, una vez que haya llegado a España, comunicar a las autoridades marroquíes que Brahim Ghali estaba siendo tratado de sus enfermedades en un hospital de España – concretamente en Logroño -. Pero, desde luego, no creo que España tuviera ninguna otra obligación, y no veo muy bien por qué se requieren dimisiones. Lo que sí es verdad es que las autoridades marroquíes y los servicios secretos han sido muy hábiles, porque han descubierto dónde estaba Ghali, y lo han sacado a la luz a través de medios de comunicación afines como “Le360” y “Jeune Afrique” -. Y después ha habido sus correspondientes protestas de Rabat, del Ministerio de Asuntos Exteriores ante las autoridades de España, por haber acogido a Brahim Ghali. Quiero recordar que nunca hubo una protesta – por lo que yo sé – cuando el año pasado fue acogido en España en varios hospitales públicos – por último en Madrid -, Mohammed Hadad- negociador del Frente Polisario -, auténtico ministro, entre comillas, de Asuntos Exteriores del Frente Polisario.

En cuanto a Sonia Moreno, cree que
el escenario no se puede cambiar, porque España es Europa, y la decisión sería tomada en consenso, en todo caso.

Horrapress contrasta varios puntos de vista de expertos en el tema, tales como Pedro I Altamirano, el cual en su cuenta de Twitter ha publicado lo siguiente:
La Ministra de Exteriores de España dice ahora que “España está siempre en contacto con las autoridades marroquíes desde la discreción y no lo hará de manera pública”, lo que se contradice con las protestas por parte Marruecos.
Y en otro tambien : Laya persiste en error político con Marruecos al asegurar que “no tiene nada que añadir a lo dicho hasta ahora con relación a Brahim Ghali”

Y la última declaración de nuestro Director del Centro Europeo de La Prensa Libre, el Dr. Mustafa el Kaderi El yemlahi, el cual en su última publicación manifiesta que:
El Gobierno de «Sánchez» intenta justificar lo injustificable porque ,y usando las palabras de Javier Caraballo en su articulo publicado en el confidencial, «resulta imposible justificar que un país serio de la Unión Europea le facilite una identidad falsa a una persona de relevancia internacional» y que «España ha coordinado a sus ministros de Asuntos Exteriores y de Interior para hacerle llegar al general saharaui un pasaporte falsificado -un pasaporte legal, pero con identidad falsa- que la Policía, previamente alertada, pasó por alto, al igual que el Hospital de Logroño en el que fue ingresado».

Si el «Sanchismo» intenta tocar las fibras del corazón mencionando la cuestión humanitaria, entonces se olvida de casos similares donde los denunciados fueron juzgados por crímenes similares y donde la situación sanitaria no impidió en ningún momento la aplicación de la justicia.