Según informa la agencia Efe, la Ministra de Exteriores del actual Gobierno de España presidido por Pedro Sánchez, declara ahora que “España está siempre en contacto con las autoridades marroquíes desde la discreción y no lo hará de manera pública”, lo que se contradice con las protestas por parte de los agentes sociales y políticos del Reino de Marruecos.

Según informa Efe, La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha apelado este martes a la «discreción» en las relaciones con Marruecos y ha rehusado contestar a las críticas de autoridades marroquíes por haber acogido al líder del Frente PolisarioBrahim Ghali, en un hospital español.

«Sobre este asunto no voy a añadir nada», ha dicho la ministra antes de señalar que «España está siempre en contacto con las autoridades marroquíes desde la discreción y no lo hará de manera pública». Declaraciones que se contradicen de forma clara, con las protestas por parte de agentes sociales y políticos del Reino de Marruecos, además de las distintas asociaciones internacionales de víctimas del terror del Frente Polisario.

González Laya respondía así en rueda de prensa a preguntas sobre las críticas vertidas ayer en el Parlamento marroquí contra España por haber acogido al líder polisario por «razones puramente humanitarias».

Todos los diputados que tomaron la palabra en la sesión del Parlamento marroquí volvieron a criticar al Gobierno de España con duras palabras por permitir la hospitalización del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en su territorio.

Así, el diputado Buselham Eddich, del partido Reagrupación Nacional de Independientes (miembro de la coalición gubernamental), aseguró que se trata de un «acto «criminal e inadmisible», que conlleva el encubrimiento a un «criminal de guerra» y supone «el fomento de la impunidad», mientras que el presidente del grupo parlamentario del Partido Istiqlal (PI, de la oposición parlamentaria), Noreddín Median, consideró que la recepción de Ghali en España es «una colusión con una persona enemiga de Marruecos».

Desde que el líder del Frente Polisario fuera ingresado en un hospital de Logroño a mediados de abril, la ministra se ha limitado a responder que ya ha dado a Marruecos las explicaciones necesarias por la decisión de España y que «la postura de España con respecto a Marruecos es estratégica y no ha variado: amistad, cooperación y partenariado estrecho, entre dos vecinos y socios privilegiados».

Sin embargo, Marruecos ha criticado reiteradamente la postura española y el Ministerio marroquí de Asuntos Exteriores ha pedido públicamente en varias ocasiones explicaciones a España, a lo que el departamento que dirige González Laya responde reiterando que fue por «razones estrictamente humanitarias».

Fuente