Tras el éxito en la campaña de vacunación, la UE y China se muestran dispuestas a apoyar la creación de una plataforma de producción de vacunas en el país magrebí que sería pionera en África.

La ambición de Marruecos por liderar la producción de vacunas en el continente africano es un hecho. El país, cuya campaña de vacunación anti-covid 19 se situa entre las más avanzadas a nivel global, intenta reunir las condiciones para la creación de una plataforma de producción de vacunas concebida para abastecer las necesidades a nivel nacional y ampliar el mercado objetivo a África.

Desde agosto de 2020, Marruecos trabaja en base a un acuerdo multifactorial firmado con el grupo farmacéutico estatal chino Sinopharm, uno de sus principales proveedores de vacunas contra el Covid-19. Este acuerdo, a parte de contemplar la realización de ensayos clínicos de la vacuna en territorio marroquí, estipula la transferencia de tecnología y experiencia para la creación de una planta de fabricación de vacunas.

Si bien aún no se han implementado muchas de las fases previstas incialmente, las autoridades estatales, especialistas sanitarios y sector privado se muestran convencidos que el proyecto se materializará a corto plazo. Más aún cuando la Comisión Europea también está dispuesta a contribuir en la financiación de una unidad de producción de vacunas en Marruecos dedicada a África, según anunció su portavoz en un comunicado a la Agencia Marroquí de Prensa (MAP).

Fuente