Redouan El Ahmadi

Ser padre no se conmemora, se vive con todos los latidos pausados ante cualquier infortunio que lo llamamos experiencia . Somos narradores de nuestra propia historia y parte de ella, construyendo el sentido interpretativo de un sueño , capricho del destino y de un amor en mudanza ..
Que dios te cubra de su misericordia
Ser padre no es una función que se asigna ,sino un vínculo que se crea y un destino que se fragua mirando hacia adelante , incluso cuando las lágrimas de impotencia se discurran amargas , pero dulces en los recuerdos de uno cuando vea cómo sus hijos han llegado al buen puerto , hasta entonces , toca remar fuerte contra las grandes mareas procurándose a no hundirse antes de tiempo.
Nuestros hijos no nos quieren héroes más bien solicitan una mano tendida, un cerebro claro y un corazón pausadamente caliente .
Ser padre es un trabajo más hermoso del mundo sólo que algunos no les gusta trabajar , haciendo el perezoso a cada rato, como si el mundo se conjurara contra ellos.
El padre es el guardián del refugio y la madre es quien enciende el fuego . Somos padres por accidente y aprendices del secreto de la vida por elección .
Los hijos nos enseñan a ser valientes en mostrarnos como somos ;unos niños grandes casi con las mismas necesidades que ellos .
El padre para mi es un ser que no escatima esfuerzos en dar ejemplo de integridad a sus hijos , disimulando al mismo tiempo sus inseguridades con un sumo cuidado para que no se le note tanto a la hora de transmitir valores y pautas sociales ,es un payaso que hace de la seriedad su gran comedia ; ternura de los gestos y lágrimas a solas por pura hombría , por no desestabilizar la distribución de los roles dentro la unidad familiar que le toca asumir .
Somos padres a prueba , pasamos toda la vida intentando aprobar el examen de nuestra vida ; es de ser unos buenos padres y una buena referencia que interiorizar lo conseguiremos o no es una otra y misteriosa historia .