Marruecos anuncia que el mes de Sha’bán comienza el 15 de marzo y 29 ó 30 días después, dependiendo de la visión del creciente, lo hará Ramadán. Es probable que empiece el 13 o 14 de abril

El primer día del mes de Sha’bán, en el año 1442 de la Hégira, corresponderá con el próximo lunes 15 de marzo de 2021, tal y como ha anunciado este sábado por la noche el Ministerio de Habous y Asuntos Islámicos de Marruecos. Esto significa que queda justo un mes para el inicio del ayuno sagrado de Ramadán para los musulmanes en el país vecino, pero también para los fieles de Ceuta y Melilla.

Marruecos ha notificado que Sha’bán comienza el 15 de marzo y 29 ó 30 días después, dependiendo de la visión del creciente, lo hará el Ramadán 2021. El mes sagrado esta cada vez más cerca y, según las primeras estimaciones tras conocerse la proclamación del Ministerio de Habous y Asuntos Islámicos, es probable que empiece el próximo 13 o 14 de abril.

Las autoridades marroquíes tradicionalmente avisan del inicio del octavo mes del calendario Hiyri o islámico, el cual antecede al de Ramadán, para aquellos fieles que puedan tener pendientes días de ayuno del año anterior como por ejemplo puede ser el caso de menstruantes, enfermos, etcétera… De este modo, en Sha’bán podrán guardar el ayuno debido antes de la llegada del nuevo mes sagrado.

El valor de Sha’bán

En Sha’bán ascienden a Allah las acciones de los fieles todos los años. Dice el Mensajero de Allah: “En Sha’bán ascienden al Señor del Universo nuestras acciones”, según el Hadiz aceptable transmitido por Nasai.

En estos días se recomienda ayunar mucho a quienes puedan y, especialmente, en algunos días concretos como son los lunes y los jueves.

Para el musulmán es bueno ayunar por seguir la sunna del mensajero de Allah; porque las acciones ascienden a Allah en este mes y es bueno que asciendan estando en ayuno; porque es recomendable realizar actos de adoración en las fechas en las que la gente se distrae; y prepara al fiel para que cuando llegue el ayuno obligatorio no le cueste. Por eso los salaf también leían mucho el Corán en Sha’bán.

Fuente