REDOUAN ELAHMADI

Se habla mucho de san Valentín , una empalagoso costumbre de competir en el amor, con detalles, gestos demostrativos ,haciendo referencia a un lazo que en la realidad, siempre estará sujeto a los vaivenes de la vida, dándonos sorpresas de calibre de la buena finura, sarcásticamente hablando .
Es un día donde se celebra el amor como elemento ostentoso en el cual se aumentan las ventas de artículos que nos hacen creer que son necesarios en expresar los actos de devoción o no. Y se olvidan de que el amor es la fuente del compromiso con la vida , reubicando el sentido del querer en el lugar que le corresponde . Se anida en la sublimación de las intenciones y la semiótica de los detalles de una conexión en una continua renovación, como la vida misma .
El amor no es fetichista , para entender el fetichismo en este contexto, lo explico de esta manera, que es la expresión soterrada del camuflaje de la mentira que descentralice nuestra vida y que nos permita sostener la insoportable verdad,huyendo hacia adelante sin previsión de la autenticidad de los gestos , mientras el amor no es así ,es la autenticidad de los gestos empáticos y el aliento compartido de una lucha susceptible de desafiar sus propias circunstancias , luchando por esa unión que la propia naturaleza que nos quiere arrebatar .
El verdadero amor no se encasilla en un amor en venta , tampoco se regala de golpe, a plazos y a efectos especiales Se vive a pecho abierto y siempre mirando a que el destino no se enfríe en otorgarnos ese don de soportar los infortunios ,sobretodo cuando uno ama despojado de todos los accesorios .
El amor es comprensión , entrega , tolerancia , realismo y crecimiento. Huye de la ostentación y de la comercialización de los sentires porque su origen viene de la humildad y de la sencillez, se antepone a la sofisticación de la pretensión de no amar auténticamente y de no poner unos latidos por delante como expresión de una conexión singular,catártica como sentida a voces .
El amor adquiere sentido cuando los interesados o los implicados se esfuercen en mejorar a sí mismos , estando juntos y compartiendo un proyecto en común ; que es la vida misma .
El amor para crecer no nos pide sacrificios como ritual de una historia de fantasía bien construida ,más bien nos reclama respeto ,espacio , nitidez y aliento para que el corazón no caiga en el caos emocional y que la mente no se lie en distorsiones de carácter autojustificante…