El cordobés acusado de traficar 7.425 kilogramos de hachís en Marruecos, Eduardo Bolzón, finalmente consiguió la libertad. Dejó la cárcel de Bouwer por una resolución del juez federal Alejandro Sánchez Freytes, quien habilitó la feria de enero para resolver su situación. Su caso presenta aristas de gran novedad jurídica. Bolzón está acusado en Marruecos, junto a otras siete personas, por tráfico de estupefacientes. Su imputación surgió de un operativo realizado por la gendarmería de aquel país en el puesto de Guerguerat, en el Sahara Occidental, en el límite con Mauritania, el 11 de marzo de 2017. En una carga que él transportaba hallaron 7.425 kilos de hachís camuflados entre fibra de coco. Por eso se lo acusa de tenencia ilegal de estupefacientes, complicidad en su transporte y comercialización, tentativa de exportación sin autorización o declaración y complicidad. Continuar leyendo