21 de abril de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

La policía patriótica espió a Marruecos porque creía que estaba ayudando al independentismo

5 minutos de lectura

La vanguardia publico un articulo sobre el espionaje de la policía patriótica a Marruecos.

El articulo que dejo sin cubrir muchos detalles relacionados con la epoca anterior a la constitución de la fundación Nous Catalans y la responsabilidad de Angel Colom y su relación con el pacto con CIU in relación con el asuc¡nto del palau de la musica. El mismo Jordi Pujol tuvo muchissimo que ver con todo el asunto. A continuación, el articulo:

INVESTIGACIÓN DE RAC1
El temor a una alianza catalano-marroquí era tal que Interior autorizó seguimientos, captación de confidentes y uso de fondos reservados, según explica ‘El Món a RAC1’

La Vanguardia
Barcelona
02/04/2024

La llamada policía patriótica espió a altos funcionarios de Marruecos, como el cónsul en Barcelona, porque sospechaba que las autoridades marroquíes estaban aliadas con el independentismo según revela una investigación de RAC1.

El temor en el seno del ministerio del Interior en al época de Jorge Fernández Díaz a una alianza catalano-marroquí era tal que el propio ministro autorizó seguimientos, la captación de confidentes y el uso de fondos reservados para intentar averiguar si el gobierno marroquí tenía un acuerdo secreto con la Generalitat, entonces presidida por Artur Mas. El despliegue policial comenzó a mediados del 2014 y se prolongó al menos dos años, hasta el 2016, aunque las primeras sospechas eran anteriores, del 2013, según explica la emisora del Grupo Godó.

El responsable del operativo era el comisario Pedro Esteban, experto de la Policía Nacional española en la lucha contra el yihadismo. Estaba desplegado en Barcelona como responsable de la Brigada de Información y, por tanto, era el encargado de recopilar todos los datos de inteligencia disponibles en Catalunya. Esteban, que también participó en otros operativos de las cloacas del Estado, despachaba directamente con el ministro Fernández Díaz y con el jefe de la policía española, Eugenio Pino.

Dos informes secretos
El Món a RAC1 ha tenido acceso a dos informes secretos de los años 2014 y 2015 que llegaron a la mesa del ministro del Interior y que demuestran el alcance de la trama. Entre mucha otra información, los documentos confidenciales recogen el contenido de las reuniones que el cónsul de Marruecos en Barcelona mantuvo con personas de la comunidad marroquí que, según la policía patriótica, difundían el mensaje independentista.

La investigación empezó con la Fundació Nous Catalans
La investigación, regún relata RAC1 en una información firmada por Jordi de Planell, estaba centrada inicialmente en una fundación de Convergència i Unió, Nous Catalans, dedicada a estrechar los lazos con los inmigrantes que viven en Catalunya, pero fue mucho más allá, a medida que crecía el temor dentro del ministerio del Interior de una alianza catalano-marroquí para sacar adelante el proceso de independencia. Estaban convencidos de que la Generalitat tenía entre manos una estrategia de acercamiento a las diversas comunidades de personas migrantes que vivían en Catalunya para ganar adeptos al movimiento independentista y sostenían que uno de los ejes clave de este proyecto era la Fundació Nous Catalans, vinculada a Convergència y Unión. Así lo dejaron escrito en una nota informativa el 10 de octubre de 2014 que llegó a la mesa del ministro Fernández Díaz.

En este mismo documento secreto, alertaban de que Nous Catalans estaba estrechamente ligado a una asociación islámica denominada Unió de Centres Culturals Islàmics de Catalunya, una entidad que, según la investigación, trabajaba por el gobierno marroquí. Los agentes aseguraban incluso que el líder de la Unió de Centres Culturals Islàmics de Catalunya había sido un agente secreto del gobierno de Marruecos. De hecho, según la nota, le expulsaron en el 2013 por espionaje.

La investigación avanza y pocos meses después, el ministro Fernández Díaz recibe otro informe secreto. Es un documento de abril de 2015 y demuestra que en ese momento las sospechas de la policía patriótica habían evolucionado: ya no temían tanto que el independentismo pactara con Marruecos; lo que entonces les daba miedo es que el gobierno marroquí se aprovechara del afán del soberanismo para ganar nuevos adeptos para infiltrarse y dirigirlo desde dentro.

El informe sigue los pasos de varias figuras prominentes de la comunidad marroquí en Catalunya y recoge el contenido de algunas reuniones en el despacho oficial del cónsul de Marruecos en Catalunya, Ghoulam Maichane. Es más: los agentes le seguían tan de cerca que incluso sabían qué material le entregaban en los encuentros. La policía patriótica creía que el cónsul marroquí se coordinaba con los representantes de la comunidad de ese país en Catalunya para colocarlos en listas electorales de partidos como Convergència y asegurarse de que fueran ascendiendo. Todo, según los investigadores, con el visto bueno del gobierno de Rabat.

Al final, pese a los recursos empleados, lo único que hizo el ministro Fernández Díaz con toda esa información fue filtrarla a un diario, La Razón, que en el 2015 acusó al independentismo de confraternizar con el islamismo radical en plena ola de atentados yihadistas en Europa. Manos Limpias intentó utilizar las noticias publicadas para abrir una causa en los tribunales contra Nous Catalans, como había hecho con el caso Pujol, pero no salió adelante y todo aquello quedó en nada.

Mas niega que hubiera contactos con Marruecos para que reconocieran la independencia
El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha negado este martes en declaraciones a RAC1 que hubiera acuerdos con Marruecos para que el país vecino apoyara la independencia. “En absoluto”, ha asegurado. “Lo que sí teníamos era una relación estrecha con el cuerpo consular”, ha detallado el expresident, que también ha destacado los lazos con la comunidad marroquí sita en Catalunya con la voluntad de que hubiera integración y siguiendo el lema de “un sol poble”.

Para Mas, que ha destacado que tenían relaciones diplomáticas con diversos países y que cuando estaba en el Palau de la Generalitat recibió a embajadores y cónsules, pensar que Catalunya tenía un pacto con Marruecos es “fantasía” y ha equiparado esa teoría “a los 10.000 soldados rusos que iba a enviar Putin”, al tiempo que ha señalado que “espiar al cónsul general es espiar al Estado”. Así pues, considera que se ha espiado a los marroquíes “por una sospecha poco fundamentada en el tema del procés”.