23 de junio de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

Tinduf: Nuevo secuestro de una niña saharaui procedente de España.

2 minutos de lectura

BOUBEKRI MOHAMMED YASSER

Un informe mediático afirmó que el movimiento separatista Frente Polisario secuestró a una menor residente en España, en los campamentos de Tinduf después de que ella fue a ver a su familia biológica y quemó sus documentos, incluido su pasaporte, en un nuevo crimen de los separatistas acusados de cometer crímenes contra la humanidad.

El Polisario aprovechó la presencia de la chica llamada Filleh mint Chahid mint Laaroussi (18 años) en una boda en los campamentos de Tinfud y la metió clandestinamente en un coche y la llevó a Orán en el norte de Argelia.

La familia adoptiva de Filleh recurrió a los servicios de un saharaui llamado Hammada ould Essaleh que consiguió exfiltrarla del llamado campamento de El Aaiún, distrito de Boucraa, y la llevó al Consulado español en Orán donde se encuentra desde el miércoles 3 de enero 2024, con la esperanza de ser repatriado a España. La familia española pagó 2500 euros para sobornar las milicias del polisario y la policía militar argelina en Tinduf, para permitir el paso del desierto a la rehén.

Filleh está esperando la llegada de un abogado español para presentar una petición para llevar a cabo el proceso de su liberación, porque según la autoridades argelinas, todavía es menor de edad, ya que la mayoría de edad en Argelia alcanza los 19 años.

Cabe señalar que no es la primera vez que jóvenes saharauis adoptadas por familias españolas son secuestradas por el Polisario, después de visitar a sus familiares en los campos de Tinduf. Podríamos citar los casos de Nadjiba Mohamed Belkacem, Elkouria Badbad Hafed, Maloma Morales de Matos y Darya Embarek Selma.

Ultimamente, con motivo del gran caos de seguridad dentro de los campamentos de Tinduf y de la pérdida de control de la situación por parte de las fuerzas del Polisario, una red internacional de contrabando que operaba con la ayuda de algunos líderes de la banda del Polisario aprovechó el deterioro de la situación para secuestrar un niño saharaui, en beneficio de una familia española, a cambio de una suma de dinero.