13 de junio de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

Jaume Collboni rompió la armonía cultural y religiosa de Barcelona.

2 minutos de lectura

BOUBEKRI MOHAMMED YASSER

La comunidad musulmana de Barcelona reacciona con dureza a la invitación por el alcalde de la ciudad, Jaume Collboni (PSC), a la escritora de origen marroquí, Najat El Hachmi, conocida desde hace varios años por sus escritos de odio contra el Islam y los musulmanes.

Collboni, hoy encabezando del Ayuntamiento gracias a los votos de los musulmanes, principalmente marroquíes y paquistaníes que creían en él, concedió a El Hachmi el privilegio de pronunciar el famosissimo Pregò de La Mercè.

¿Qué buscan Collboni y su equipo? La respuesta es sencilla: escupir en la cara de los musulmanes, principalmente marroquíes, para contar con la bendición de los partidos de extrema izquierda (Podemos, etc.) e incluso ganarse la simpatía de los votantes de derechas (Junts, Vox, etc.). Sobre este punto, Xavier Trias de Junts fue el primero a aplaudir los insultos de Najat El Hachmi, considerándolos como una “valentía”.

Collboni y su equipo del PSC han cruzado la linea roja. UCIDE, PAK y FCIC firmaron un comunicado de prensa muy contundente en el que pedían a Jaume Collbini que diera una “respuesta declarativa” sobre este tema para desmarcarse de los insultos de Najat contra el Islam y los musulmanes. Y recibir a los líderes de las Federaciones Musulmanas para discutir este grave incidente.

Barcelona fue un día una ciudad que gozaba de un armonía con todas las religiones. Jaume Collboni y el PSC rompieron todo eso.

Además, Najat El Hachmi pronunció palabras gravemente difamatorias contra el régimen marroquí. Las autoridades centrales de Rabat han dejado claro que Collboni y su equipo han jugado un papel nefasto par empañar la imagen de Marruecos en la capital catalana. Actualmente están peligro varios proyectos entre Marruecos y Barcelona (hermanamiento, visitas oficiales, firma de acuerdos de cooperación económica, etc.).