23 de junio de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

Moulay Rachid en el funeral de Aicha El Khattabi, hija del líder de la resistencia marroquí.

2 minutos de lectura

BOUBEKRI MOHAMMED YASSER

El funeral de la difunta Aïcha El Khattabi, última hija del difunto Mohamed Ben Abdelkrim El Khattabi, héroe de la guerra del Rif, tuvo lugar el jueves en Casablanca en presencia del Príncipe Moulay Rachid.

Después de las oraciones de Addohr y del difunto, los restos del difunto fueron enterrados en el cementerio de Errahma. El funeral se desarrolló en presencia de familiares y amigos cercanos, así como de varias personalidades.

La difunta Aïcha El Khattabi falleció el miércoles en Casablanca, a la edad de 81 años, tras una larga enfermedad. Nacida en 1942, vivió y estudió en Egipto, antes de regresar a su patria tras la muerte de su padre.

Titular de un bachillerato del American College for Girls de El Cairo, la fallecida había ocupado, durante su vida, el cargo de asesora de la Fundación Mohamed Abdelkrim El Khattabi.

La presencia del Príncipe Moulay Rachid es una ilustración más de la simbiosis existente entre el Rey y el pueblo.

Este entierro en Marruecos desacredita todos los intentos de personas malintencionadas de hacer, del Rif un punto de discordia, mientras que esta región del Reino es una prioridad para el Soberano.

El difunto Rey Mohammed V, al igual quel Rey Hassan II y Su Majestad el Rey Mohammed VI, siempre han rodeado a la familia de combatientes de la resistencia con toda su preocupación, en particular la de Abdelkrim El Khattabi.

Recordamos que Aicha El Khattabi se reunió con el Rey Mohammed VI, con motivo de la celebración del Día del Trono, el 30 de julio de 2018.

“El Rey Mohammed VI sigue mostrando un particular interés por la región del Rif”, deseando “que esta región experimente una mayor prosperidad”, declaró Aicha entonces.

Dijo estar “convencida de que la población de la región es consciente de los esfuerzos realizados por el Soberano para mejorar las condiciones de vida de sus habitantes, expresando la esperanza de “una solución de la situación de los detenidos” en el marco de los acontecimientos en Alhucemas.

Recordó también que el Soberano se había puesto en contacto con su familia, tras su ascenso al Trono, para informarles de su “primera visita a Alhucemas y a la región del Rif”.