Med Yasser Boubekri

Marruecos, y precisamente la ciudad de Marrakech, ha acogido, los 11 y 12 de mayo del 2022, la Reunión Ministerial de la Coalición Global contra Daesh.

“Los participantes expresaron su preocupación por la proliferación de los movimientos separatistas en África”, como el frente polisario apoyado por Argelia, “que generan desestabilización y mayor vulnerabilidad de los Estados africanos, y que en última instancia favorecen a Daesh y a otras organizaciones extremistas violentas”, reza el comunicado final emitido al término del cónclave internacional, al que asistieron 79 países.

La reunión de Marrakech es un paso más en la búsqueda del compromiso y la coordinación internacional en la lucha contra Daesh, con especial atención al continente africano así como a la evolución de la amenaza terrorista en Oriente Medio y otras regiones.

La Coalición Internacional contra Daesh se creó en la cumbre de la OTAN en Gales en 2014 para luchar contra este grupo terrorista. Sus actuaciones están amparadas por Naciones Unidas y está formada por varios países y organizaciones.

Los participantes reiteraron la necesidad de contar con un enfoque integral y multidimensional para combatir el terrorismo, lo que requiere un esfuerzo continuo.

Entre los objetivos de la Coalición, también se hizo hincapié en la prevención de la radicalización y el reclutamiento de personas para Daesh y sus filiales, para lo que es clave el fortalecimiento de la cohesión social y lograr que las comunidades locales respondan al desafío terrorista.

Otra de las prioridades está dirigida a la estabilización de las áreas liberadas de Daesh, impidiendo que vuelva a reasentarse mediante la reconstrucción de las zonas que han sido controladas por el grupo terrorista. Los instrumentos esenciales a tal fin son: un buen gobierno, el suministro de servicios y medidas de seguridad en beneficio de toda la comunidad. Para ello es necesario, a su vez y de modo transversal, apoyar la reconciliación social, al tiempo que la estabilización redunda en esta cohesión social necesaria para la paz duradera.

Aun sin obviar que esta tarea es responsabilidad de los gobiernos nacionales y locales, la Coalición fomenta el objetivo de la estabilización como una prioridad absoluta.