España debe reaccionar de inmediato. No puede perder un momento más en girar 180 grados su actual postura con respecto a Marruecos, al Sáhara que abandonó sin una solución razonable, y a la comunidad internacional.Seguir leyendo…

M.S