La prensa estatal intenta frenar la preocupación y explica que el objetivo es estar prevenido ante un posible confinamiento

La recomendación del Gobierno chino de reunir víveres para pasar el invierno ha preocupado a la población. Supermercados llenos de consumidores que se llevan repollos, arroz, sal, aceite o huevos en imágenes sólo vistas en época de rebajas. “Nada más salir la noticia, la gente entró en pánico y se volvió loca comprando en el supermercado”, escribe un usuario en la red social china Weibo. Tan exagerada ha sido la reacción que la prensa estatal solo ha tardado horas en intentar calmar los ánimos y pedir que la población no tenga una “imaginación hiperactiva”.

Se trata tan solo de una alerta ante un posible confinamiento, recalca el periódico The Economic Daily, afín al Partido Comunista. Pero los ciudadanos tienen motivos para estar intranquilos: la pandemia, las tensiones con Taiwán y las inesperadas lluvias torrenciales que han arruinado cultivos son una amenaza en medio de la crisis de suministros.

El clima extremo en octubre ha comprometido la producción agrícola en Shandong, la principal región productora de verduras en China, y los precios han subido en consecuencia. La semana pasada, los precios de los pepino, espinacas y brócoli doblaron los de inicios de octubre, a pocos meses de las mayores fiestas del país, el Año Nuevo chino, que se celebrará a inicios de febrero.

Las autoridades piden que los consumidores hagan reserva de verduras para combatir una posible subida mayor de precios y el Gobierno asegura tener una reserva preparada para ponerla a disposición de la población “en el momento apropiado”.

Fuente