La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, dijo el viernes a sus correligionarios demócratas que hay procedimientos vigentes que impedirían al Presidente Donald Trump disparar armas nucleares, de acuerdo con un alto oficial militar del país.

Pelosi presidió una teleconferencia con los legisladores demócratas acerca de posibles medidas a tomar en los últimos días de la Presidencia de Trump, incluso la posibilidad de realizarle un juicio político. Los demócratas y muchos republicanos culpan a Trump por el asalto de una turba al Capitolio el miércoles y muchos dicen temer algún posible acto irracional por parte del Presidente, como un ataque atómico.

Pelosi dijo que antes de la conferencia preguntó al jefe del Estado Mayor Conjunto, general Mark Milley, si había manera de impedir que Trump iniciara un ataque nuclear. Según una persona familiarizada con la llamada, Milley respondió que hay procedimientos que impedirían que Trump tomara semejante medida.

El Presidente es el único autorizado a ordenar el lanzamiento de un arma nuclear, pero si un comandante militar, aconsejado por sus abogados, determinara que la orden es ilegal, podría negarse a cumplirla.

Sería ilegal lanzar un ataque nuclear sin motivo o como respuesta desproporcionada a una provocación militar.

La persona describió la llamada bajo la condición de anonimato porque la asistencia a la teleconferencia estaba limitada a los legisladores demócratas.

Cuando faltan apenas 12 días para el final de su mandato, el Presidente Donald Trump anunció el viernes que no asistirá a la juramentación del Presidente electo Joe Biden el 20 de enero, a pesar de su mensaje de la víspera de que se esforzaría por garantizar una “transición del poder tranquila, en orden y armoniosa” a su sucesor.

Trump no dio indicios acerca de qué hará durante sus últimas horas en el cargo. Será el primer Presidente desde Andrew Johnson (1865-1869) que no asistirá a la juramentación de su sucesor. Tradicionalmente, los presidentes entrante y saliente van juntos al Capitolio para la ceremonia como símbolo de una transición pacífica.

Hace dos días, una turba violenta de seguidores de Trump tomaron el Capitolio durante varias horas mientras los legisladores contaban los votos electorales que certificaron la victoria del demócrata.

Biden será Presidente el 20 de enero al mediodía, independientemente de lo que haga Trump.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, declaró que “el Presidente de Estados Unidos incitó una insurrección armada contra Estados Unidos”. Señaló que Trump era “una persona muy peligrosa que no debería seguir en el cargo. Esto es urgente, una emergencia de magnitud mayúscula”.

Ninguna de las opciones para retirar a Trump del cargo parecía ser algo probable, pues que queda poco tiempo en su mandato para juntar a los miembros del Gabinete necesarios para invocar la enmienda o para organizar las audiencias y el proceso necesarios para un juicio político, pero el hecho de que esas drásticas opciones fueran siquiera objeto de discusión en los pasillos de poder de Washington, sirvió como una advertencia para Trump.

Los temores en torno a lo que un presidente desesperado podría hacer en sus últimos días en el cargo se propagaron en la capital de la nación y más allá. Incluso había conjeturas de que Trump podría incitar a más violencia, realizar nombramientos precipitados, emitir indultos imprudentes —incluso para él y su familia— o hasta desencadenar un incidente internacional desestabilizador.

El video del Presidente, que fue publicado el jueves luego de que se terminó la suspensión de su cuenta de Twitter, fue completamente distinto al que había subido apenas 24 horas antes, en el que le dijo a la violenta turba: “Los amamos. Son muy especiales”. Su negativa a condenar la violencia provocó una avalancha de críticas y, en el nuevo video, finalmente censuró “la anarquía y el caos” de los manifestantes.

Los asistentes dijeron que el video también tenía como objetivo frenar un éxodo masivo de personal y evitar posibles problemas legales para Trump una vez que deje el cargo. El consejero de la Casa Blanca Pat Cipollone ha advertido repetidamente al Presidente que podría ser considerado responsable de incitar la violencia del miércoles.

Fuente cronicadexalapa