Angela Vallejo

Te libero.
De la caricia lejana sin cabello, te libero.
De la muda palabra,
de la escritura pulsada sin tinta.
Te abro la puerta y basta.

De amaneceres de ausencia,
de libertad sin jaula.
De alas rotas sin plumas.
De nadas en la nada.

De actos de amor en los ojos
te libero. De esas lágrimas.
De gotas de amor invisibles,
indecentes y trágicas.

De exagerada querencia,
de un tiempo sin alma.
De idas y vueltas ocultas
de dudas veladas.

Te libero del desnudo a deshoras
cuando duerme tu casa,
de mi fragilidad congénita
de una idea deseada.

De la histérica historia
que ayer rompió mis ganas.
Del número del pentagrama
que a mí suerte le tocara.

Te libero, me libero.
inconclusa música orquestada.
Me libero, te libero.
Libres somos
y aquí se acaba.