El presidente de EEUU, Donald Trump, ha condenado este jueves a la caterva de exaltados que asaltaron el Capitolio este miércoles tras acudir horas antes a uno de sus mítines a las puertas de la Casa Blanca, asegurando que “profanaron la sede de la democracia estadounidense” y ha reconocido su derrota en las presidenciales. “EEUU es y debe ser siempre una nación de ley y orden, los manifestantes que se infiltraron en el Capitolio han profanado la sede de la democracia estadounidense”, ha dicho Trump, quien ha pedido una transición de poder “sin problemas”, tras varias semanas inflando infundadas acusaciones sobre un fraude electoral en las presidenciales. Continuar leyendo