Horrapress España

las acusaciones infundadas ya publicadas por Amnistia Internacional y transmitidas por la coalición  llamada “Forbidden Stories” en múltiples periódicos uno de ellos es el español que mediante un artículo publicado hoy acusa a Marruecos de utilizar software de espía conocido como Pegasus para acceder a agendas personales de varios periodistas, uno de ellos según señalan es el  periodista español Ignacio Cembrero quien de su parte aprovecho la noticia y publico un artículo en 20 minutos acusando a Marruecos de haber accedido a su agenda personal..   

Estas acusaciones ya han sido objeto de una respuesta oficial del gobierno marroquí, que las han negado de manera rotunda en el comunicado que adjuntamos a continuación.

Rabat, 19 jul 2021 /

El Gobierno del Reino de Marruecos expresó su gran asombro por el hecho de que periódicos extranjeros bajo una coalición llamada ” Forbidden stories ” publicaran artículos de noticias falsas, con frecuencia y de forma coordinada, desde el domingo, en el que periodistas afirman de manera falsa y calumnia que Marruecos hackeó los teléfonos de varias figuras públicas nacionales y extranjeras y funcionarios de organizaciones internacionales, utilizando un software informático.  

En un comunicado, el gobierno afirmó que “rechaza estas acusaciones falsas, las condena en su totalidad y en detalle, y afirma que no se basan en la realidad, como fueron las acusaciones anteriores similares de Amnistía Internacional a este respecto”.

Asimismo, recordó a la opinión pública nacional e internacional que el Reino de Marruecos es un Estado de derecho y ley en el que la confidencialidad de las comunicaciones personales está garantizada por la fuerza de la Constitución, y en virtud de las obligaciones convencionales del Reino, y de acuerdo con leyes y mecanismos judiciales y no judiciales que garantizan la protección de los datos personales y la ciberseguridad de todos los ciudadanos y extranjeros residentes en Marruecos. 

Agregó que “no es posible, por la fuerza de la constitución, autorizar el acceso o la publicación del contenido de las comunicaciones personales para ser accedido, difundido, publicado o utilizado contra cualquier persona, excepto por orden judicial, emitida por el poder judicial independiente, de acuerdo con las condiciones y métodos previstos por la ley, y que los organismos encargados de hacer cumplir la ley están obligados por sus requisitos y no pueden actuar fuera de su alcance”.

El comunicado también confirmó que “el Gobierno del Reino de Marruecos nunca ha adquirido softwares informáticos para hackear dispositivos de comunicación ni autoridades públicas para llevar a cabo tales actos”. 

La misma fuente señaló que la coalición indicada, y en todos los artículos de prensa publicados por ella, no había podido hasta ahora proporcionar pruebas que corroboran lo que afirmaba.

Consciente de los antecedentes y objetivos de la promoción de estas falsas acusaciones y de sus contextos, el Gobierno de Marruecos, al igual que ha hecho con Amnistía Internacional, impugna la presentación de pruebas científicas fácticas que puedan examinarse mediante contraexactitudes y conocimientos profesionales, imparciales e independientes que validen la afirmación.

El comunicado concluyó de que el Gobierno del Reino de Marruecos se reservaba el derecho de concertar sus conclusiones frente a las falsas acusaciones promovidas por la mencionada coalición de prensa, que trataban de dañar la imagen del país, sus logros en la esfera de las libertades y los derechos fundamentales, su condición jurídica y sus intereses superiores.