• Además de las 58 víctimas mortales hay un centenar de desaparecidos y 4.500 personas que han tenido que ser evacuadas
  • En Bélgica, 8 personas han muerto y 3 siguen desaparecidas por las inundaciones que han afectado a Lieja, Luxemburgo y Namur

Fuente

La Policía de Alemania ha confirmado este jueves que son al menos 58 personas las que han perdido la vida como consecuencia de las inundaciones que azotan el oeste del país.

El ministro del Interior de Renania-Palatinado, Roger Lewentz, ha indicado que han muerto otras nueve personas, cuyos cuerpos han sido recuperados por los bomberos, ha informado en la cadena de televisión SWR y recoge ‘Bild’. A esto se suma que otras 100 personas siguen desaparecidas.

En este contexto, el Gobierno ha enviado otros 850 soldados para ayudar en las operaciones de emergencia en medio de la que los medios ya consideran catástrofe meterológica. Cerca de 4.500 personas han sido evacuadas de las aldeas de Schweinheim, Flamersheim y Palmersheim en Renania del Norte-Westfalia.

Mientras que la canciller alemana, Angela Merkel, que se encuentra en un viaje oficial en Washington, ha trasladado su pésame a su llegada a la Casa Blanca. “Lamento las vidas que se han perdido en esta catástrofe”,  dijo tras confesar estar “conmocionada”.”Aún no sabemos la cifra global de muertos, pero habrá muchos, algunos en el sótano de sus casas”, advirtió. “Mi solidaridad con las familias de los fallecidos y desaparecidos”, concluyó.PUBLICIDAD

Ocho muertos por las inundaciones en Bélgica

Por otra parte, al menos ocho personas han muerto a causa de las inundaciones provocadas por las lluvias en el este de Bélgica, que han obligado, además, a la evacuación de campamentos de verano y de varios municipios, con la declaración del ‘código rojo’ en las provincias de Lieja, Luxemburgo y Namur.

En concreto, cinco personas han muerto en la localidad de Verviers, en la provincia de Lieja, donde además siguen desaparecidas tres personas que han volcado de un bote salvavidas y una niña de 15 años arrastrada por la corriente. Se ha establecido un toque de queda en la ciudad, mientras que varias tiendas han sido saqueadas.

El rey Guillermo y la reina Máxima se han desplazado hasta Valkenburg, una de las ciudades más afectadas por las tormentas, para evaluar los daños provocados por las fuertes lluvias e inundaciones.