El marroquí, de unos 30 años, cruzó de Ceuta a su país por el espigón de Benzú. Su cuerpo fue localizado sin vida en Beliones aunque quisieron auxiliarle, no pudieron evitar el trágico desenlace. El cuerpo, todavía sin identificar, fue trasladado al depósito mortuorio del Hospital de Castillejos para su identificación.. Anoche entraron nadadores e intentaron escapar otros. Continuar leyendo