Según los datos del Ministerio del Interior, desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre, Ceuta y Melilla han registrado en el 2020 un importante descenso que se asocia con la decisión del cierre de los pasos con Marruecos producidos el 13 de marzo por la pandemia de la covid-19.
Estos cierres han motivado que muchos inmigrantes que aprovechaban para entrar ilegalmente como consecuencia del elevado tránsito fronterizo no hayan podido hacerlo.Por la vía terrestre el descenso se ha situado en el 72,3 por ciento (4.591 inmigrantes menos) ya que en 2020 accedieron a ambas ciudades 1.755 personas mientras que en 2019 fueron un total de 6.346. Continuar leyendo