Fuente

El Director de la Oficina Central de Investigaciones Judiciales, Habboub Cherkaoui, afirma que la presencia de líderes del Polisario en grupos terroristas representa una amenaza y constituye un peligro para el Sahel.

Las actividades de las organizaciones terroristas se han trasladado a la región del Sahel, según Habboub. Y añade que hay varias organizaciones, entre las que destaca el Estado Islámico, encabezado por Adnan Abou Al-Aualid Sahraoui que era miembro del frente separatista Polisario, lo que confirma la relación de muchos extremistas y terroristas con el Polisario.

Habboub asegura también que Los Estados Unidos de América han ofrecido una recompensa de 5 millones de dólares a todo aquel que proporcione información sobre este terrorista o lo localice.

El peligro que representan las actividades de estas organizaciones , según Cherkaoui, se extiende más allá de Marruecos para incluir la región del Magreb y el Sahel en su conjunto y eso no es un asunto nuevo , sino que ha empeorado desde el establecimiento de la organización del Estado Islámico dirigida por Abu Adnan assahraoui.

La Oficina Central de Investigación Judicial ha desmantelado previamente varias células afiliadas a la organización, incluida la organización Fath al-Andalus, por ejemplo, en agosto de 2008, que incluía elementos pertenecientes al frente separatista Polisario, y la célula Al-Mourabitoun, que fue desmantelado en mayo de 2009, y las investigaciones demostraron que sus elementos están vinculados al Polisario.

Existe el Frente Jihad assahraoui , que fue desmantelado en noviembre de 2010, y las investigaciones revelaron que tiene apoyo y extensión dentro del Polisario.

La organización de » los soldados aliados «en El-Aaiún, que fue desmantelado en 2015, se movilizo para establecer un campamento.

El Frente de la Jihad Islámica planeó atacar el ferrocarril que une la mina de Boukraa y el puerto de El-Aaiún.

Muchos informes dicen que el Polisario es una organización que contribuyó al engendro de un gran número de terroristas que fueron atraídos por organizaciones terroristas, ya sea que estuviera relacionado con Al-Qaeda en el país del Magreb Islámico liderado por Abdelmalek Droukdel, alias Abu Musab Abu Al-Wadud, u otras organizaciones no menos peligrosas, concluye el director de la Oficina central de Investigación Judicial.