23 de julio de 2024

HorraPress

El centro Europeo de la prensa libre

Nigeria: muerte del líder de Boko Haram Abubakar Shekau

3 minutos de lectura

(FILES) This file screengrab made on October 2, 2014, from a video released by the Nigerian Islamist extremist group Boko Haram and obtained by AFP shows the leader of the Nigerian Islamist extremist group Boko Haram, Abubakar Shekau at an undisclosed location in Nigeria. Nigerian Boko Haram leader Abubakar Shekau has been seriously wounded after trying to kill himself to avoid capture during clashes with rival Islamic State-allied jihadists in the north of the country, two intelligence sources said May 20, 2021. Shekau's Boko Haram faction and fighters from the Islamic State West Africa Province had been battling in northeastern Borno state, where ISWAP militants have become the dominant force in Nigeria's more than decade-long jihadist insurgency. Shekau, who made international headlines when his men kidnapped nearly 300 schoolgirls in Chibok in 2014, has been reported dead several times since Boko Haram first began its insurgency in 2009. - RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO /BOKO HARAM " - NO MARKETING - NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS / AFP / BOKO HARAM / Handout / RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO /BOKO HARAM " - NO MARKETING - NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS

El grupo rival de la organización Estado Islámico en África Occidental (Iswap) ha confirmado la muerte de este líder yihadista ultraviolento cuyo grupo aterrorizaba a las poblaciones del noreste del país.

A fuerza de ser declarado muerto, antes de resurgir como un genio maligno en manantiales, eructando y amenazando, Abubakar Shekau había parecido envuelto en una fuerza casi sobrenatural, la de un yihadista con nueve vidas que curó, quizás más que todo, su propia caricatura, y empujó el exceso en todo: en las masacres como en las payasadas de sus apariciones; en la violencia infligida a las poblaciones como en la visión llevada al extremo de una jihad que rechazó incluso a los ejecutivos de la organización Estado Islámico (EI).

Abubakar Shekau, de poco más de cincuenta años, había triunfado al menos en un punto: pretender encarnar la figura misma del yihadismo en Nigeria, aunque había sido, durante más de una década, sólo el líder de una de las principales facciones de este país. movimiento englobado bajo el término genérico de Boko Haram, que había alcanzado fama mundial debido a su uso de secuestros de jóvenes, incluidas las 276 chicas de secundaria de la ciudad de Chibok, en 2014. “Ni Barack Obama, ni Francois Hollande, ni Benyamin Netanyahu, ni Ban Ki-moon [el exsecretario general de las Naciones Unidas] , ni la reina Isabel me matarán “.diría triunfalmente algún tiempo después, luciendo un siwak (palo para cepillarse los dientes) tan grande como cualquier otro marcador en su comunicación.Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también En Nigeria, el Estado Islámico libró una lucha a muerte contra Boko Haram y su líder

Sin más demonio de lo absoluto, como el de las payasadas, Abubakar murió indudablemente a mediados de mayo, según un testimonio atribuido a Abu Musab Al-Barnawi, ex cómplice, rival desde hace mucho tiempo y actual líder de la filial del Estado Islámico que cubría el país. provincia conocida como África Occidental ( wilayat gharb Ifriqiya , también llamada Iswap, acrónimo de la traducción de este nombre en inglés). En una grabación transmitida el viernes 4 de junio, este último confirma que el 18 de mayo, durante una ofensiva de las fuerzas de Iswap en el bosque de Sambisa, al oeste de Maiduguri, capital del estado de Borno, en el noreste de Nigeria, Shekau “prefirió la humillación en el más allá. a la humillación en la tierra “ y se inmoló para evitar ser capturado por el grupo que creó originalmente en 2015.

Camino de la insurgencia

Por lo tanto, fue necesario un ajuste de cuentas entre los yihadistas para llegar al final de este hombre para quien Estados Unidos había prometido una recompensa de 7 millones de dólares (5,7 millones de euros) y sumas colosales, sin duda, por una suma de varios miles de millones. dólares, gastados por Nigeria para poner fin a la insurgencia de Jama’atu Ahlis Sunna Lidda Awati Wal-Jihad (“grupo de los que se dedican a la propagación de las enseñanzas del Profeta y de la yihad”), el verdadero nombre de lo que en lenguaje común que llamamos Boko Haram.

FUENTE