El Gobierno marroquí ha emitido un comunicado en el que especifica que el retorno de los inmigrantes magrebíes se hará solo con barcos procedentes de los puertos de Francia e Italia

Fuente

El Gobierno de Marruecos excluye a los puertos de España de las travesías marítimas que este verano conectarán al país con Europa, con lo que equivale de hecho a una suspensión de la Operación Paso del Estrecho (OPE), conocida en Marruecos como Operación Marhaba. Esta decisión llega en plena crisis diplomática por la situación del Sáhara Occidental y lo ocurrido en la frontera de Ceuta.

Un comunicado del gobierno emitido en la tarde del domingo especificó que el retorno de los emigrantes marroquíes se hará exclusivamente “a partir de los mismos puertos de tránsito del año pasado”, es decir, con barcos procedentes de los puertos franceses de Marsella y Sète, además del italiano de Génova. 

“Basándose en los indicadores positivos de la situación epidemiológica en el Reino de Marruecos y en el descenso del número de casos de infecciones por el nuevo coronavirus, especialmente después de la ampliación de las campañas de vacunación en nuestro país, las autoridades marroquíes han tomado nuevas medidas progresivas para aliviar las restricciones de circulación de los viajeros que deseen acceder al territorio nacional”, precisa el comunicado oficial.

Alegando criterios sanitarios, Marruecos ha decidido no incluir a España en la lista de países admitidos: “En cuanto al retorno de los Marroquíes Residentes en el Extranjero por vía marítima, en el marco de la operación ‘Marhaba 2021’, tendrá lugar a partir de los mismos puntos de tránsito marítimo del año pasado de acuerdo con las condiciones sanitarias mencionadas”.

Las conexiones aéreas, suspendidas el pasado mes de marzo, se abrirán progresivamente a partir del próximo martes 15 de junio, según ha informado el Ministerio de Exteriores marroquí este domingo en el citado comunicado, que tampoco hace mención alguna a la situación con las fronteras de Ceuta y Melilla, cerradas desde marzo de 2020.

Impacto económico en España

La suspensión de la Operación Paso del Estrecho tendrá un cierto impacto económico en España. A falta de cifras oficiales, es previsible un ‘hachazo’ similar al que ya tuvo lugar el año pasado como consecuencia de la pandemia, al menos en algunos negocios que abastecen a los viajeros.

Alrededor de tres millones de marroquíes cruzan cada año la Península para regresar a su país

Alrededor de tres millones de marroquíes cruzan cada año la Península para regresar a su país y durante el trayecto generan un importante gasto para muchos negocios españoles. Hoteles, comercios, restaurantes, gasolineras… Este tipo de negocios se benefician cada año de la Operación Paso del Estrecho y su suspensión mermará los ingresos. Y ello al margen de los 11 millones de euros que se invierten cada año -el dato es de 2019- en el Puerto de Algeciras para hacer posible la OPE.

Este año, la inversión que ha hecho ya el Gobierno español para la OPE queda en el aire. Es el caso de una licitación para el “servicio de ordenación de vehículos y pasajeros” y también para “prestar apoyo e información a los mismos”. Un total de 1.094.000 euros que ya están adjudicados para dar una adecuada atención “especialmente durante el periodo de la OPE”, tal y como narraba La Información recientemente.

Crisis entre España y Marruecos

La decisión de Rabat llega en plena crisis entre Marruecos y España; una crisis motivada por la acogida en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, por “razones humanitarias”, que llegó en estado de inconsciencia por la covid y ha regresado ya Argelia.

La decisión de acoger a Ghali derivó en la apertura de fronteras en Ceuta por parte de Marruecos, que animó a miles de ciudadanos a acceder a suelo español, generando así una crisis diplomática sin precedentes con el país vecino. Varios días después y tras el apoyo de la UE a España, Marruecos volvió a cerrar el paso.

Esta situación también supuso la llamada a consultas de la embajadora marroquí en España. Marruecos ha señalado posteriormente que la presencia de Ghali en España “no es la raíz del problema” y denuncia “segundas intenciones hostiles de España con respecto al Sáhara, una causa sagrada de todo el pueblo marroquí”, según recuerda Europa Press.

Según Rabat, lo ocurrido ha revelado “la connivencia” de España “con los adversarios del reino para socavar la integridad territorial de Marruecos”, en referencia al Frente Polisario y a Argelia, el principal valedor de los primeros. Todo ello por el conflicto en el Sáhara Occidental, un territorio que llegó a ser la provincia 53 de España y que desde hace medio siglo espera la celebración de un referéndum de autodeterminación, tal y como ha reconocido la ONU en las resoluciones que todos los gobiernos españoles han secundado hasta la fecha.