• Promete ejercer el cargo “con toda la humildad personal pero con toda la ambición colectiva, con mano tendida y ambición democrática”
  • La CUP avisa de que retirará el apoyo si no se aprecian cambios inmediatos en vivienda y Mossos
  • Los ‘comuns’ cargan duramente contra el acuerdo con Junts, pero tiende la mano para pactos parlamentarios

Esquerra Republicana de Catalunya ha tenido que esperar 82 años para volver a tener un presidente de la Generalitat. Un largo período que incluye la larga noche de la dictadura y 40 años de período democrático durante el cual siempre ERC ha ido a rebufo del espacio convergente y ha pasado períodos de gran dificultad. Incluso ahora, al lograr el ‘sorpasso’ en las urnas respecto a Junts per Catalunya, los tres meses caóticos de negociación con la posconvergencia han estado a punto de dar al traste con las aspiraciones del candidato. Pero, finalmente, el viernes 21 de mayo de 2021 pasará a la historia de Esquerra porque con los votos republicanos, de JxCat y de la CUP, Pere Aragonès Garcia se ha convertido en el 132º presidente de Catalunya. Y lo ha hecho con un mensaje inequívoco, reiterado durante todo el debate de investidura: ampliar su actual alianza entre independentistas para intentar conjugar soberanismo e izquierdismo y gobernar “para todos y poniendo por delante el servicio a la ciudadanía de Catalunya”, según sus propias palabras al ser investido en la Cámara catalana….continuar leyendo