La buena relación diplomática con Marruecos es fundamental, ya que tiene la capacidad de influir en la agenda del Gobierno español puede convertirse en “un potencial desestabilizador” .Continuar leyendo