Hasta el 12 de marzo habían sido vacunadas con la primera dosis 4.169.133 personas, mientras que 1.224.959 marroquíes ya habían recibido ambas dosis.

Desde que Marruecos registró su primer caso de Covid-19, el país «ha manejado con éxito» la pandemia, gracias a una serie de medidas llevadas a cabo por el Gobierno, según indica la agencia EFE.

El país norteafricano apostó por la anticipación, y llevó a cabo un estricto confinamiento, acompañado por la rápida adquisición de barbijos y respiradores y la vacunación de su población en colaboración con diferentes laboratorios.

El 22 de marzo de 2020, Marruecos blindó su sistema hospitalario y decretó «el estado de emergencia sanitaria», de manera tal que los desplazamientos ciudadanos quedaron limitados a los profesionales esenciales y a las acciones estrictamente necesarias para abastecerse o hacer frente a la pandemia.

Asimismo, el 7 de abril se impuso el uso obligatorio de barbijos, con penas de entre uno y tres meses de prisión para quienes no cumplieran la medida. En ese contexto, el Ejecutivo aseguró la producción en masa de tapabocas (ocho millones al día desde mayo) e impuso un precio máximo de 0,08 dólares por unidad.

Tres meses después, el Gobierno suavizó las restricciones de movimiento, quedando únicamente vigente el toque de queda a partir de las 21:00 horas y la restricción de los viajes interprovinciales. Durante el año pasado se registraron casi 100.000 violaciones de la ley de emergencia sanitaria.

Paralelamente, en abril el Gobierno marroquí empezó a negociar de forma simultánea con distintos fabricantes de vacunas para asegurarse la adquisición de las dosis suficientes para proteger a su población.

El ministerio de Salud de ese país, con un presupuesto de unos 2.050 millones de dólares en 2020, proporcionó ceca de 1.300 camas de terapia intensiva, con un equipo médico de 985 especialistas, y se hizo con diferentes aparatos médicos, entre ellos 550 respiradores.

Marruecos ha inoculado ya a más de cuatro millones de personas con la vacuna británica Vaxzevria (AstraZeneca) o la china Sinopharm. Además, recientemente ha aceptado la vacuna rusa Sputnik V y ha anunciado la compra de la estadounidense Johnson&Johnson.

El objetivo del país africano, que aplica un promedio de 100.000 inyecciones al día, consiste en inmunizar al 80 % de su población (unos 30 millones de personas) para finales de junio. Por orden del rey Mohamed VI la vacuna es gratuita para los mayores de 18 años, incluidos los residentes extranjeros.

Estos esfuerzos han logrado disminuir de manera considerable tanto la cifra de contagios como de fallecidos, consiguiendo una tasa de letalidad de 1,8/100. Asimismo, la ocupación de las camas de terapia intensiva dedicadas al coronavirus bajó del 39 % al 13 %.

La semana pasada la Organización Mundial de la Salud (OMS) felicitó a Marruecos por ser uno de los diez países del mundo que mejor está gestionando la vacunación contra el Covid-19. Hasta el 12 de marzo habían sido vacunadas con la primera dosis 4.169.133 personas, mientras que 1.224.959 marroquíes ya habían recibido ambas dosis.

Khaled ait Taleb, ministro de Salud del país africano, aseguró a EFE que el éxito de la campaña de vacunación se debe a la temprana apuesta ….continuar leyendo