Aunque las relaciones entre los “países hermanos” nunca han estado exentas de contratiempos, los fríos lazos entre Marruecos y Argelia han dado paso a una clara enemistad en los últimos meses. La razón principal ha sido el conflicto del Sahara Occidental.

Desde que Marruecos y el Frente Polisario firmaron un acuerdo de alto el fuego en 1991, los avances en esta cuestión están estancados, pero Rabat ha conseguido algunas victorias diplomáticas recientemente, como el reconocimiento, por parte de Estados Unidos de la soberanía marroquí sobre el territorio en disputa, a finales del año pasado. Este hecho, unido a la influencia de Francia en los Estados africanos francófonos, uno de los cuales está al frente de la Unión Africana en estos momentos, ha reforzado la confianza de Marruecos para hacer lo que quiera en el Sáhara Occidental.

El enfoque proactivo del Reino en la diplomacia dentro de las instituciones africanas ha llevado, en poco más de un año, a varios países africanos a abrir consulados en el Sáhara Occidental. Al hacerlo, han prometido efectivamente su apoyo a Marruecos, gracias al abuso francés de las antiguas colonias pobres de África Central y Occidental.

Además, en un acuerdo negociado por Estados Unidos, el Reino aceptó en diciembre reanudar las relaciones diplomáticas con Israel. Esta medida sigue siendo un viejo tabú para Argelia, que también es el principal patrocinador de la campaña de independencia del Sáhara Occidental del Frente Polisario. Estos hechos fueron suficientes para que los medios de comunicación marroquíes y argelinos lanzaran campañas de desprestigio contra sus respectivos gobiernos.

En Argel, los últimos movimientos de Marruecos han sido una clara fuente de tensión en un momento en el que el antes muy influyente cuerpo diplomático argelino está empezando a recoger los pedazos tras veinte años de estancamiento bajo el mandato del ex presidente Abdelaziz Bouteflika. Incluso en el seno de la Unión Africana, el virtual monopolio de Argelia en el Consejo de Paz y Seguridad, que antes daba al país una plataforma en la que podía discutir la cuestión saharaui cada vez que se reunía la institución panafricana, es cosa del pasado.

Descubre la Gran Mezquita de Argel

Con la ruptura del statu quo, los casi cincuenta años de antagonismo entre los vecinos del noroeste de África se juegan ahora en el frente militar. Después de que las fuerzas marroquíes llevaran a cabo una operación para expulsar a los separatistas saharauis del paso fronterizo de Guerguerat a mediados de noviembre -el Polisario había bloqueado el acceso a la zona-, el movimiento vuelve a decir que ha estallado la guerra con Rabat. Apenas pasa una semana sin que se informe de un nuevo ataque al muro defensivo de Marruecos.

Es evidente que ni Marruecos ni Argelia quieren un conflicto en toda regla, ya que tendría consecuencias desastrosas. Sin embargo, la historia demuestra que los países no siempre tienen un control total sobre la escala de su propia agresión, y las escaladas aparentemente menores han decaído rápidamente en el pasado. Por tanto, no se puede descartar de plano la posibilidad de una guerra total entre ambos países. Podría bastar un simple error para desencadenarla.

La UA debería asumir parte de la culpa por permitir que Marruecos vuelva al redil sin cumplir la resolución de la unión que establece claramente que el Reino debe salir del Sahara Occidental y permitir que el país se independice según las resoluciones de la ONU. Sin embargo, por el momento, eso parece una posibilidad muy remota dada la dinámica actual que prevalece en la UA y en el África Occidental francesa. Sin embargo, con el tiempo y una mayor presión del resto de África, Marruecos será suspendido de la UA hasta que se retire del Sáhara Occidental y permita que la última colonia de África sea independiente.

Mientras tanto, los dos países siguen preparándose para la guerra. Los ejércitos argelino y marroquí ocupan el segundo y quinto lugar en África, respectivamente, y gastan sumas vertiginosas en la adquisición de las últimas armas. Rabat recurre a los proveedores estadounidenses y franceses, mientras que Argel se queda con el material militar de fabricación rusa.

A finales de enero, la Administración de Comercio Internacional de Estados Unidos anunció que Marruecos había adquirido un sistema de defensa aérea Patriot de fabricación estadounidense. Mundialmente conocido desde la Segunda Guerra del Golfo, el Patriot es un sistema de misiles tierra-aire de medio alcance (SAM) diseñado para neutralizar las amenazas aéreas.

Aunque no se han dado detalles sobre las condiciones de la compra, el último gasto de Marruecos situará a sus fuerzas armadas en una mejor posición, y quizás incluso reduzca la única brecha importante que tiene con respecto a Argelia, cuyas fuerzas están equipadas con los sistemas SAM S-300 de Rusia.

Como continente, África no puede permitirse otra guerra y las repercusiones negativas que tendría en la economía del continente en su conjunto. África está cansada del derramamiento de sangre, por lo que necesita inversiones para su desarrollo si quiere aprovechar todo su potencial.

Fuente